La ex secretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal aseguró ante el juez de la ‘Operación Kitchen’ que se reunió con el comisario jubilado José Manuel Villarejo porque éste “podía tener información” de actuaciones “que no fueran ortodoxas o regulares” por parte de “algunas personas del partido”.

Según los audios de la declaración a los que ha tenido acceso Europa Press, habría sido el propio Villarejo el que “pidió” ver a Cospedal, que accedió a reunirse con él para que se lo “explicara y lo demostrará”, aunque nunca llegó a “probar nada” en relaciones a esas actuaciones. Tampoco lo hizo en relación a ‘Gürtel’, ya que la propia Cospedal aseveró que el “conocimiento” que ella tenía sobre el procedimiento lo tenía por los letrados del PP personados.

“El señor Villarejo comentaba de todo y hablaba de todo, pero todo lo que hablaba se conocía por los medios”, sostuvo Cospedal, que incidió en que el comisario “presumía mucho de saber muchas cosas”. “Pero no había nada nuevo que yo no supiera o que no apareciera en los medios comunicación por mucho que luego se adornara”, añadió.

La exdirigente ‘popular’ justificó sus encuentros con el comisario argumentando que, desde su posición y sus relaciones “en todas partes”, podía dar “alguna luz” sobre el supuesto espionaje al PP, aunque ha reiterado que nunca le hizo “ningún encargo profesional”.

En esta línea, la ex secretaria general del PP destacó que Villarejo era una persona muy dada a hablar “con mucha profusión de muchas cosas” y a adornar “profusamente” la información publicada en los medios de comunicación.

“TRES O CUATRO” ENCUENTROS, SIEMPRE A PETICIÓN DE VILLAREJO

Cuestionada sobre el tipo de relación que mantenía con Villarejo, Cospedal apuntó que era “no demasiado intensa”. “Una relación que tenía que ver con el conocimiento que” el comisario “tenía sobre personas que trabajaban en medios de comunicación” y que podían serle de utilidad en su condición de secretaria general.

El interés de Villarejo en reunirse con Cospedal pasaba, en palabras de la exdirigente del PP, en su posición de poder dentro del partido. “Pensaba que en un futuro podía llegar a gobernar mi partido y España. Era un interés de tener una relación social más que otra cosa”, apuntó la propia Cospedal.

En ese marco, ambos se reunieron en la sede del PP, situada en la calle Génova, hasta en “tres o cuatro ocasiones”, siempre a petición de Villarejo. Cospedal, que no descartó que pudieran haber hablado también por teléfono, ha reconocido que uno de los encuentros se produjo en la cafetería de Velázquez con Serrano. “No se si la del VIPS o la que está al lado”, explicó.

En cualquier caso, Cospedal aseguró que esos encuentros debieron producirse antes de 2011, cuando llegó a la Presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha. La exdirigente se justificó señalando que, a partir de ese momento, su actividad se desarrollaba eminentemente en la comunidad autónoma.

Los encuentros servían, según Cospedal, para repasar la “actualidad de las noticias” que aparecían en prensa y que tenían relación con el PP y con los “ataques” que ella misma o su marido, Ignacio López del Hierro, pudieran “sufrir”. En ellos, el comisario no solicitó a la dirigente un pago por sus servicios “en ningún momento”.

A preguntas del fiscal, Cospedal ha repetido que nunca se ofreció una compensación económica a Villarejo porque nunca se contrataron sus servicios. Lo que ambos mantuvieron fue una consulta informal, una “conversación social que es más que social” en palabras de la que fuera dirigente del PP.

Con todo, Cospedal si señaló que “en alguna conversación informal” se hizo referencia a una retribución. “Se dice algo como para terminar una conversación que es como una cortesía y él dice: ‘Bueno, al menos los gastos y tal’. Pero eso es un tema de cortesía. No hay ningún encargo, nunca”, explicó.

BÁRCENAS, UN “MENTIROSO” HACIA EL QUE GUARDA “INDIFERENCIA COMPLETA”

Preguntada sobre su relación con el extesorero del PP Luis Bárcenas, Cospedal fue tajante: “No se si es la peor de todas las que él tenga, pero la mía es de indiferencia completa: no tengo sentimiento por esta persona. La suya es de una clara animadversión en el pasado y el presente”.

Precisamente, fue a partir del momento en que ella misma le comunicó que tenía que dejar de ser tesorero del partido cuando no volvió a tener “ninguna relación” con Bárcenas, a quien ha tachado de “mentiroso”.

Cospedal, que aseguró ante el juez que su “interés” en todo lo que tuviera que ver con ‘Gürtel’ pasaba por que se “conociera la verdad”, señaló que como secretaria general del partido nunca ocultó ni temió “nada”. “No ha sido ni mi situación, ni mi interés ni mi actitud”, añadió.

Por eso, calificó de “absurdo” la hipótesis de que el PP iniciase una operación para hacerse con la documentación de Bárcenas, argumentando que esa información habría estado durante “dos meses” en la sede de Génova 13, a la espera de que el extesorero la recogiese del que había sido su despacho.

Tras recordar que el propio Bárcenas cambió “de versión de lo que tenía y no tenía cientos de veces”, Cospedal cargó contra el extesorero por sus “manifestaciones falsas y calumnias” que han derivado en la apertura de “muchos procedimientos judiciales”.

“Muchas personas han sufrido mucho con sus mentiras y calumnias. Ha dado lugar a una profusa actuación de la Justicia, que ha derivado en muchas sentencias y ninguna le ha dado la razón. Ha quedado como lo que es, un mentiroso. ¿Qué necesidad tenia el PP de organizar nada? Si había estado toda esa documentación donde él decía que tenía el oro y el moro, en la propia sede del partido”, argumentó Cospedal.

En su ataque a Bárcenas, Cospedal reconoció que lo que le llamó “mucho la atención” fue que “nunca se ordenara la entrada y registro” en casa del extesorero, una persona con “47 millones en Suiza”, cuyo origen “no se acredita”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here