El PP cree que el cambio político en España está ya en marcha y en su XXV Interparlamentaria la formación y sus presidentes autonómicos se han puesto la meta de ampliar el poder territorial en las elecciones de mayo, teñir el mapa de azul, como «escalón» para una victoria de Alberto Núñez Feijóo frente a Pedro Sánchez.

Decenas de dirigentes y parlamentarios del PP, con Feijóo a la cabeza, se han dado cita este sábado en Toledo, en un encuentro con intervenciones en abierto, en las que el partido ha buscado desmontar al Ejecutivo de Sánchez, y con debate a puerta cerrada que pretende engrasar la maquinaria de la formación y coordinar el programa ante la futura cita electoral.



En una de las plazas tradicionales del PSOE, donde Emiliano García-Page gobierna con mayoría absoluta, el principal partido de la oposición se ha conjurado para ganar en las urnas desde una máxima: todos los gobiernos socialistas pueden cambiar de signo político por mucho «anclaje y poderío económico» que tengan en sus territorios.

Este mensaje lo ha trasladado, con guiños al anfitrión y presidente del PP en Castilla-La Mancha, Paco Núñez, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, el más influyente de los barones populares y autor de una mayoría absoluta inédita en la que Génova se inspira para aspirar a una mayoría suficiente de Feijóo en Moncloa.



El PP solo se examina en dos autonomías, la Región de Murcia y la Comunidad de Madrid y espera despojar a Sánchez de nuevos territorios en unos comicios de carácter nacional y que marcarán el resto de la legislatura. Según la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el PP afronta las elecciones «más fuerte que nunca».

Además, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha hablado de su «olfato» municipalista para señalar que con Feijóo van en la «buena senda». Lo percibe en la acumulación de gente, en los aplausos mientras que el PP piensa que Sánchez «ha perdido el pulso de la calle».



Alfonso Rueda, el sucesor de Feijóo al frente de la Xunta, ha aludido a la presencia de ministros en Galicia y a sus críticas a quien logró cuatro mayorías para retratar los aires de cambio. Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, ha recalcado que se juegan «muchísimo» porque «España ya no aguanta más».

El PP cree que Sánchez «no tiene cómo llamar a las urnas en positivo y con ilusión». Así lo ha apuntado Ayuso, que ha catalogado el proyecto con el que el PSOE afronta el curso de «puro totalitarismo» y una estrategia centrada en «desacreditar» al adversario, el PP.


ACREDITA
Advertisement

«Sánchez dice que hay poderes fácticos que controlan España. Cuando tienes todo bajo tu control, incluso la propaganda, y no eres capaz de llenar de ilusión absolutamente nada ¿quién es el hombre blandengue?», se ha preguntado Ayuso, aludiendo a la última campaña del Ministerio de Igualdad.

Los barones del PP también han diferenciado la «alternativa» de Feijóo de Sánchez. Así, Juan Jesús Vivas, presidente ceutí, ha destacado el rigor y la moderación del líder gallego, mientras que Moreno ha subrayado que los líderes populares no son «altivos» ni miran «por encima del hombro» a los ciudadanos, al igual que tampoco utilizan los medios públicos «en beneficio» de su partido.


DO La Mancha

«No creemos en dividir a la sociedad para sacar rédito político», ha subrayado Moreno.

Contra Sánchez ha lanzado el PP la mayoría de sus mensajes. Así, ante el lema de «El Gobierno de la gente», la número dos del PP, Cuca Gamarra, ha señalado que el de Sánchez no es el Ejecutivo «de la gente», sino el «que vive y quiere seguir viviendo de la gente».

Los dirigentes del PP han trufado sus intervenciones de alusiones al encarecimiento de la vida y las dificultades de los españoles para llegar a fin de mes, al tiempo que han reprochado la «barra libre» de «ocurrencias» de Sánchez o sus rectificaciones y le han pedido al Gobierno que les copie propuestas como la de deflactar el IRPF.

El PP también ha buscado dar respuesta a las críticas de Sánchez, que les sitúa al lado de las empresas eléctricas y en contra de lo que reclaman los populares europeos, a través de un vídeo en el que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, expresa su respaldo a Feijóo y le desea éxito.

El PP ha opuesto además la unión de su partido frente a una coalición dividida y han comparado su optimismo con el pesimismo de los socialistas.

Núñez Feijóo ha almorzado con sus barones, con los que gobiernan y con quienes aspiran a hacerlo. Este domingo clausurará este encuentro.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí