La Policía Nacional de Cuenca ha desarticulado una red criminal con ocho detenidos que se dedicaba a explotar, presuntamente, a inmigrantes en tareas agrícolas, más en concreto en la vid.

La operación se inició tras una investigación en El Peral, en la provincia de Cuenca, y de ahí se descubrió que una tienda de alimentación de Iniesta hacia las labores de «agencia de colocación» para inmigrantes que se encontraban de forma irregular en el país, dándole trabajo en el campo con identidades usurpadas a otros inmigrantes regulares.

Según los datos aportados en rueda de prensa por la subdelegada del Gobierno de España en la provincia de Cuenca, María Luz Fernández, acompañada por el jefe de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional, Javier Mayordomo, una de las víctimas era un menor de 15 años «que trabajaba de sol a sol en la viña por 5 euros la hora».

En esta investigación, a la que se ha denominado ‘Operación Peral’, los detenidos captaban extranjeros en situación de vulnerabilidad y los colocaban en empresas de 10 municipios de las comarcas de La Mancha y La Manchuela. Estos son La Pesquera, Puebla del Salvador, Minglanilla, Graja de Iniesta, Castillejo de Iniesta, Ledaña, Quintanar del Rey y Casasimarro.

  • AMFAR
  • JCCM Turismo de Verano
    Advertisement

De los ocho detenidos, a cinco se les imputa ahora presuntos delitos de falsedad documental, y a los tres líderes de esta agencia de colocación al margen de la ley los delitos de usurpación de estado civil, pertenencia a organización criminal y delito contra los derechos de los trabajadores.

INICIO DE LAS INVESTIGACIONES

Este operativo policial se inició en noviembre del año pasado, en El Peral, en donde se detectó la presencia de tres ciudadanos subsaharianos que estaban trabajando haciéndose pasar por otros ciudadanos. Estos estaban en situación irregular y usurparon la identidad de otros trabajadores que estaban de forma regular en España para poder trabajar.

AMFAR - Educación Mujeres Rurales

Cuando se descubrió esta situación, la Policía Nacional tomó declaración al empresario que los había contratado, y el empresario derivó a una tienda de Iniesta, en donde se corroboró que había una tienda que hacia las funciones de agencia de contratación al margen de la ley.

Allí iban ciudadanos extranjeros en situación irregular a pedir trabajo. A partir del mes de diciembre, se ha ido investigando y todo culminó el 1 de marzo con la detención de ocho personas, entre las que se encuentra la familia responsable de la tienda.

Por el momento la policía tiene documentadas 20 víctimas, personas que la policía ha identificado en el campo. Además, en la tienda que hacía como agencia se encontró documentación de en torno 40 personas, que los agentes piensan que fue usada para dar de alta a las personas de forma irregular.

Del mimo modo, se ha tomado declaración a cinco de los empresarios que habían recurrido a esta agencia de colocación irregular.

Durante el tiempo que ha durado la investigación, los trabajadores contratados con documentación falsa se dedicaban a tareas de poda de viñas en las localidades mencionadas, destacando la presencia de un menor de 15 años entre las víctimas, «que trabajaba de sol a sol por 5 euros la hora».

Por otro lado, Mayordomo ha querido lanzar un mensaje a los empresarios, y les ha pedido que sean «escrupulosos» a la hora de dar de alta a una persona en la Seguridad Social, «cerciorándose al 100% de que a la persona que van a contratar en la que en realidad va a trabajar».

Además, la Policía Nacional va a trasladar toda esta investigación a la Inspección de Trabajo para que hagan también su investigación e inicie los procesos sancionadores si así lo estiman oportuno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí