Las imágenes a vista de dron de las inundaciones del río Júcar en Cuenca

La borrasca ‘Efraín’ pone a prueba la eficacia de las obras de defensa contra inundaciones

El paso de la borrasca ‘Efraín’ por la península ha dejado copiosas precipitaciones, y en lo que respecta a la demarcación del Júcar, estas han sido intensas principalmente en el alto Júcar, en la provincia de Cuenca, donde en algunos puntos se han llegado a acumular más de 120 litros por metro cuadrado en 48 horas. Una circunstancia que ha provocado que el río Júcar alcanzara el pasado miércoles un caudal máximo de 295 metros cúbicos por segundo a su paso por la capital.

Registros extraordinarios que no se han traducido en daños extraordinarios gracias a la eficacia de las obras de defensa contra inundaciones ejecutadas por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) O.A., en la confluencia de los ríos Júcar y Moscas. En estos momentos, aunque el caudal ya ha bajado de forma considerable, el cauce del río a su paso por Cuenca continúa afectado. Al igual que ya ocurriera en el 2019 con un episodio de fuertes lluvias que también provocó el desbordamiento del Júcar, ni antes ni ahora en este episodio, se han registrado daños reseñables ni en infraestructuras ni en edificios.


Lokinn

Estas obras de defensa contra inundaciones en la confluencia de los ríos Júcar y Moscas se finalizaron y fueron entregadas al Ayuntamiento de Cuenca hace escasos meses. “La actuación era necesaria y ha quedado demostrado su buen funcionamiento, ya que se han evitado graves daños en infraestructuras tan importantes como el Hospital Recoletas, la residencia geriátrica de la Alameda y el parque de bomberos”, ha destacado Luis Garijo, Comisario Adjunto de la Confederación y director de las obras.

Durante esta extraordinaria crecida de hasta 295 m3/s, el río ha desbordado por la llanura de inundación adecuada para tal efecto, consiguiendo así minorar el calado (altura del agua en la zona) y la velocidad del agua en esa zona, y así proteger las instalaciones sensibles citadas. “Hasta la realización de esta obra una avenida de 180 metros cúbicos por segundo suponía la necesidad de desalojo de estas infraestructuras. En la actualidad no es preciso hacerlo, ni siquiera ante una crecida de caudal de 295, como ha quedado demostrado en las lluvias acaecidas este miércoles”, ha recordado Garijo.



Durante las últimas horas, técnicos del Organismo de cuenca evalúan sobre el terreno los daños provocados en el mobiliario urbano que se encuentra en el interior del cauce. Se trata de costes de reposición asumibles por la Confederación, ya que el Plan de Gestión del Riesgo de Inundación contempla este tipo de perjuicios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí