Los bolañegos pagarán los mismos impuestos y tasas municipales que llevan pagando hasta ahora. El Pleno del Ayuntamiento de Bolaños aprobó en el día de ayer el acuerdo de la revisión de tasas para el ejercicio 2023 en el que, como viene siendo costumbre desde 2011, se mantienen las retribuciones ciudadanas congeladas, a excepción de la tasa reguladora del servicio de agua potable, que obliga al Consistorio a actualizarla forzosamente como consecuencia del contrato para la gestión del servicio de abastecimiento de agua en el municipio de Bolaños de Calatrava, firmado el 2 de marzo del 2009 por el gobierno municipal del PSOE en ese año, que establece una revisión de tarifas en base al incremento del IPC interanual más 1.5 puntos.

De este modo y aplicando esta medida que se encuentra recogida en la cláusula II, apartado I, de dicho contrato, la revisión de las tarifas será del 9.1 %, teniendo en cuenta que el IPC del mes de marzo fue de un 7.6 %. Además, en esta tarifa se agruparan los conceptos tarifarios para hacerla más sencilla a la ciudadanía, sin que eso suponga un aumento de las mismas, salvo la revisión del IPC más 1.5 puntos referida.


DO La Mancha

El alcalde de Bolaños, Miguel Ángel Valverde, refería en el Pleno que “desde 2011, el IPC acumulado ha sido aproximadamente del 26.4 % hasta el día de hoy, habiendo soportado el Ayuntamiento estas subidas de precios y, también, un incremento paralelo de rentas a las nóminas públicas de los empleados, aunque en menor medida”. Sin embargo, “los impuestos más importantes del Consistorio han sido bajados o congelados a lo largo de estos años, tanto el de la contribución, como el IBI urbano y rústico y los impuesto de vehículos, de construcciones o el de plusvalías, las principales figuras impositivas de las que se nutre los ingresos del Ayuntamiento, al contrario de lo que había ocurrido en los años 2007 al 2011, con el gobierno del PSOE” , argumentó el primer edil.

Así, la congelación de los impuestos y tasa vigentes en Bolaños se mantendrá en 2023, lo que en el actual contexto de elevada inflación supondrá que vuelvan a ser las familias las que dispongan de su dinero, descartando, nuevamente, el Consistorio la posibilidad de revisiones de dichas tasas e impuestos en este momento.

El acuerdo contó con el voto favorable del grupo municipal del Partido Popular y la abstención del Grupo Socialista, a pesar de haber sido este grupo el que aprobó el contrato del agua con esta obligación de revisión al alza sistemáticamente en el año 2009.

Este contrato, que en principio tiene una duración de 20 años hasta marzo de 2029, conllevaba a cambio de esta cláusula de revisión de precios el pago de la empresa de un canon de 3.000.000 € para destinarlos prioritariamente a la red de abastecimiento de agua, que tan necesitada está de renovación como se ha podido comprobar por el gran número de averías que se suceden.



Por el contrario, el destino de estos fondos fue el pago de otros gastos corrientes,lo que el alcalde lamentó en otro momento de la intervención, ya que “si ese dinero recibido del contrato del agua se hubiera dedicado a la sustitución de gran parte de la red de agua potable, hoy no estaríamos sufriendo los problemas de averías y roturas que están sucediendo y que están produciendo un considerable perjuicio a la empresa gestora del servicio, al Ayuntamiento de Bolaños y al conjunto de los bolañegos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí