El ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, ha avanzado que la futura Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado prevé que los funcionarios de prisiones tengan la consideración de agentes de la autoridad, así como crear nuevas figuras laborales como la de agentes de libertad condicional.

Durante su intervención en la inauguración de las Jornadas de Trabajo de directores de centros penitenciarios que tendrán lugar durante tres días en la ciudad de Cuenca, Marlaska ha asegurado además que los trabajos están orientados a poder sacar adelante esa normativa antes de que finalice esta legislatura.

«Trabajamos para consensuar un texto integrador que ponga fin a la dispersión normativa y modernice la estructura corporativa penitenciaria regulada por dos leyes preconstitucionales», ha señalado Marlaska, quien ha mostrado su deseo de que el texto «se ajuste a la realidad actual y recoja las peculiaridades propias y exclusivas del personal funcionario penitenciario que no están adecuadas a la legislación aplicable a todos los colectivos funcionarios».

Con todo, esta norma incluirá, además del reconocimiento como agente de la autoridad de los funcionarios, un refuerzo de la protección penal de los trabajadores, el reconocimiento de asistencia jurídica y la creación de «puestos de trabajo inexistentes pero imprescindibles en cuanto a medidas penales no privativas de libertad», como agentes de libertad condicional y vigilada.

BUEN BALANCE DE LA BATALLA CONTRA EL COVID

Marlaska ha recordado la irrupción del COVID-19 en marzo del año pasado, cuando se generó «un estado de alarma» en los centros penitenciarios, centros cerrados que se arriesgaban a una mayor propagación que en la calle.

Hoy, ha dicho, se puede hacer una balance satisfactorio «gracias al trabajo realizado por todos los profesionales y gracias al comportamiento paciente de los internos y sus familias».

Gracias a este trabajo, el impacto en los centros penitenciarios «ha sido cuatro veces inferior al que ha tenido en la población general», según sus datos, un balance «reconocido incluso por el Defensor del Pueblo» y por centros latinoamericanos que han pedido ayuda a España en este sentido.

En este balance, en todo caso, no se ha olvidado de «todo el daño» sufrido en pandemia, tras lo que ha brindado un homenaje a los funcionarios e internos fallecidos por el coronavirus en los últimos 19 meses desde que se declarara la pandemia.

ESTADÍSTICAS

Ahora, estas jornadas de trabajo llegan en el momento «idóneo» para hacer este balance. Así, ha recordado algunos datos del último año y medio, con 2.724 reclusos menos -un 5,4% menos-; con un número de internos que cumplen condena en régimen abierto que ha pasado de 7.066 en marzo de 2020 a 7.813 en agosto de este año.

El porcentaje de condenados en régimen abierto ha crecido del 39% al 68% hasta los 4.600; y la apuesta por los talleres reeducativos telemáticos para condenados ya sirve para cumplir un total de 2.841 penas.

Aunque en la primera fase de pandemia la actividad laboral quedó paralizada, «hoy se están recuperando los niveles prepandemia» con una media mensual de «más de 11.600 internos ocupados».

Como último dato a destacar, ha señalado el ministro de Interior que las medidas adoptadas para frenar la propagación del virus generaron un número menor de fallecidos por consumo de estupefacientes en centros penitenciarios.

Todas estas estadísticas deben ser analizadas, según Marlaska, quien ha pedido aprender y extraer las enseñanzas necesarias «para afrontar retos de futuro».

La principal misión es «la reinserción de los internos» y devolver a la sociedad a los presos que pasan por los centros penitenciarios.

PROGRAMA DE DELITOS ECONÓMICOS

Fernando Grande-Marlaska ha citado en su alocución algunas de las medidas implementadas en los últimos tiempos como el Programa de Delitos Económicos, «el primero de todo el mundo» en centros penitenciarios, y que da respuesta «al aumento detectado en los últimos años».

Este programa se ha instaurado ya en doce centros penitenciarios y en cinco centros de reinserción, y en ellos participan 134 hombres y nueve mujeres, «cifras que crecerán al implantar este programa en centros donde todavía no ha llegado».

El programa de justicia restaurativa también ha sido citado por Marlaska, quien ha apuntado que se trata de diálogos restaurativos donde participan ya 1.079 personas condenadas.

Por último, Marlaska ha hablado de avances en cuanto a la adopción de medidas sanitarias, como el nombramiento de 65 médicos interinos desde 2018, si bien existe todavía un problema para el que se trabaja en la búsqueda de soluciones.

En este sentido, ha indicado que mientras llegan las soluciones se está diseñando un mecanismo de apoyo entre todos los médicos pertenecientes a instituciones penitenciarias para dar servicio telemático de apoyo entre los facultativos.

LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS COMO REFERENCIA

De su lado, el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ha agradecido «la presencia y trabajo» que todos los directores de centros han venido realizando durante «el atípico 2020 y durante estos meses de 2021». «Nos podemos sentir orgullosos en la forma que estamos superando la pandemia», ha reivindicado Ortiz.

El secretario general también ha tenido palabras para los directores de la comunidad de Madrid, a quienes ha agradecido «superar la borrasca Filomena de una manera ejemplar». En esta línea no han faltado palabras de ánimo para el director del centro penitenciario de La Palma, quien no ha podido asistir a esta reunión por la cancelación de vuelos en la isla, a quien le ha mandado un mensaje de apoyo con la ovación del público que estaba en la sala.

Del mismo modo, ha alabado el trabajo de todos los directores de prisiones presentes, ya que, a su juicio, «tanto vuestro trabajo como el de los compañeros hace que la administración penitenciaria de España siga siendo referente en muchos países», por lo que ha visto «importante» que en reuniones como esta «se puedan poner en común experiencias e inquietudes, que tendrán el reconocimiento de quien dirige la política penitenciaria».

EL 22 DE ABRIL, FECHA «ESPECIAL» PARA EL ALCALDE

El alcalde de Cuenca, Darío Dolz, ha indicado que el 22 de abril lo va a tener siempre guardado en la memoria, ya que ese fue el día en que el secretario general de Instituciones Penitenciarias anunció en el Congreso de los Diputados que Cuenca era la ciudad elegida para ser la sede del CNEP.

Del mismo modo, ha clasificado estas jornadas como «muy intensas», y ha esperado que los directores de prisiones disfruten de la ciudad y que esta primera reunión de directores se repita periódicamente en la ciudad de Cuenca.

Por último, ha subrayado que la ciudad de las Casas Colgadas está «ya preparada» para albergar a los primeros funcionarios de prisiones, que empezarán a llegar a partir del mes de marzo de 2022 en dos tandas de 450 alumnos cada una.

Esta primera promoción se formará en el campus de Cuenca de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here