La importancia socioeconómica del sector del vino en la región, la primera a nivel nacional en superficie y producción, queda desde este viernes reflejada en un estudio fruto de la colaboración de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, a través de la Fundación Tierra de Viñedos, y de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) desde hace dos años para el fomento de la cultura del vino y que se ampliará para el año que viene.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural y presidente de la Fundación Tierra de Viñedos, Francisco Martínez Arroyo, ha destacado en la presentación de este estudio en Tomelloso, que el sector vitivinícola representa ya más del 4,6 por ciento del PIB, de la riqueza de Castilla-La Mancha, algo que se consigue, ha dicho, «gracias al esfuerzo de todos, de los trabajadores del campo, los viticultores, bodegas particulares o los que llevan nuestro vino a todos rincones del mundo». Y de los vinos de la región, «presumimos siempre», un alimento que llega ya a más de «125 países del mundo».

Martínez Arroyo ha resaltado la importancia de este estudio que bajo el nombre ‘La relevancia económica del sector vitivinícola en Castilla-La Mancha’, ha sido encargado a Analistas Financieros Internacionales, y en el que se desprende que es un sector «fundamental» que ayuda a generar y mantener cerca de 43.000 empleos, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Durante su intervención, Martínez Arroyo ha apelado a la necesidad de avanzar en el embotellado en el vino, porque es ahí donde «hay valor añadido para esta tierra». Y es que, ha subrayado, «fideliza a los clientes más allá de la buena labor de los comerciales de las empresas del sector de la región».

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, además, ha animado al sector «a dar un paso valiente, sin localismos ni ambages, para que haya empresas grandes que defiendan bien el producto de los 85.000 viticultores que hay en Castilla-La Mancha».

En Castilla-La Mancha, ha dicho, se tiene que» liderar el mundo del vino, porque somos la región referente», ha incidido Martínez Arroyo. Y para ello, el sector va a contar siempre con el apoyo y el compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha.

REESTRUCTURACIÓN DEL VIÑEDO

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha anunciado además que antes de terminar este año FEAGA se va a hacer efectivo el último pago de reestructuración de viñedo en Castilla-La Mancha. Unas ayudas que en esta campaña serán un total de 34,2 millones de euros en la región.

Así, ha explicado que «hemos absorbido todos los fondos destinados a Castilla-La Mancha a nivel nacional y los fondos de otras comunidades autónomas» algo que demuestra el interés del sector vitivinícola por «modernizarse, innovar, ser más competitivo y conquistar más mercados».

En el acto de hoy han estado presentes el presidente de la Organización Interprofesional del Vino de España, Ángel Villafranca y la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez, que han puesto de manifiesto la importancia del sector desde diferentes puntos de vista y han resaltado la importancia de seguir promocionando el producto en los mercados nacionales, en un momento en el que ya se exportan 16,8 millones de hectolitros, viviéndose un buen momento.

También han estado presentes la directora general de Alimentación, Elena Escobar y la delegada de la Junta en la provincia de Ciudad Real, Carmen Olmedo, así como entidades financieras, organizaciones agrarias, cooperativas y viticultores, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here