Los afiliados de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha han mantenido una asamblea informativa en la localidad de Valdepeñas, donde los viticultores han manifestado sus preocupaciones y cómo detectan ellos el inicio de campaña, así como la situación en que se encuentra la D.O. Desde UPA se considera que la nueva campaña de vendimia vendrá caracterizada
por la normalidad y un considerable descenso en la producción que, variando por zonas y comarcas, podría ser del 25 %.

Conocido es por todos los viticultores que esta campaña se preveía incierta debido a la convulsa situación de este último año. Muchas variables han afectado de manera directa tanto al mercado como a los productores, como al comportamiento de los consumidores. Pero poco a poco el horizonte se ha ido abriendo de cara a la nueva campaña de la vendimia. Datos esperanzadores confirmados por la apertura de la hostelería, la apertura de los cierres perimetrales, o la mejora de las exportaciones que han favorecido el avance de las ventas y la mejora comedida de los precios. Si a ello le unimos las heladas sufridas por países vecinos y clientes, provoca que la situación sea algo mejor incluso. Es decir, los tres principales países productores de la Unión Europea tendrán reducción de cosecha, lo que implica una campaña normal; pero aun así, desde UPA son prudentes y confían en que el inicio de campaña se desarrolle con normalidad.

El secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, y el secretario provincial de UPA Ciudad Real, Pascual Ortiz, se han reunido con afiliados de Valdepeñas en una asamblea con afiliados de la comarca, donde se ha debatido y valorado el inicio de campaña de vendimia. Entre otras cuestiones, por supuesto, se ha analizado el momento que atraviesa la D.O. Valdepeñas después de la última etapa convulsa, las denuncias cruzadas entre los dos principales industriales, el proceso abierto en la
Audiencia Nacional y la salida del sector productor de la asociación interprofesional. “A pesar de estas circunstancias, hemos pedido tranquilidad a los viticultores”, han dicho desde UPA, “pues la D.O. seguirá funcionando con normalidad”, y con la garantía de que ahora es la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural quien se encuentra a los mandos, garantizando así la trazabilidad, seguridad y su correcto funcionamiento.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha insiste en la tranquilidad de cara a la nueva campaña que acaba de iniciarse con las variedades más tempranas. Es cierto que los efectos del temporal Filomena, unido a las altas temperaturas de las últimas fechas, han provocado un descenso que, en casos, puede alcanzar el 25 %, según las estimaciones de la organización agraria tras sondear a los viticultores de diferentes comarcas de la región. Estas y otras cuestiones son las que se han analizado y debatido con los viticultores de la comarca de Valdepeñas.

Como por ejemplo, partiendo de una campaña corta; y pese a las existencias de la pandemia, con la mejora de la situación COVID indicada en el repunte de ventas nacional y exterior; desde la organización agraria exigen que los beneficios se trasladen, asimismo, al sector, al precio de la uva.

Finalmente, en UPA insisten en recordar que nos encontramos en un nuevo año en que muchos viticultores entregarán la uva sin conocer el precio del producto, “un producto perecedero”, con lo que animan a denunciar cualquier incumplimiento de la ley de la cadena. Sin ir más lejos, se han publicado los dos contratos homologados, tanto de compra venta de uva y compra venta de vino, en los cuales se recogen los nuevos aspectos de la ley de la cadena, “como costes de producción, pago al viticultor en plazo de treinta días, etcétera. Cuestiones ambas que son denunciables ante la AICA, caso de no cumplirse”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here