Los regantes de Castilla-La Mancha han criticado los nuevos planes hidrológicos porque, a su juicio, «ofrecen a la región menos agua de la que tiene», y demandan una «transición ecológica justa» que no discrimine a los regantes de las cuencas altas.

En declaraciones a los medios antes de celebrarse la quinta reunión de la Mesa regional del Agua en Albacete, el presidente de la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental, Herminio Molina, ha estimado que la nueva planificación supondría un 25 por ciento menos de disponibilidad de agua en las cuencas.

«Es una cantidad muy importante y hay que trabajar mucho para evitar que llegue a ese límite». Reducción que, según ha explicado Molina, se vería agravada por los caudales ecológicos.

«Además, tenemos que tener en cuenta lo que deje de usar Castilla-La Mancha por el tema de los caudales ecológicos, que lo van a utilizar otros caudales más abajo para cubrir sus déficits y garantizar sus demandas».

Por eso, desde el colectivo de regantes piden unión entre las partes implicadas para demandar una transición ecológica justa.

«Por muchas alegaciones que planteemos a los planes hidrológicos, si no existe una defensa política determinada y justa por parte de todos, el regadío va a ser un sector que va a quedar muy tocado en esta planificación hidrológica», ha aseverado Molina, que ha señalado que están dispuestos a «apretarse el cinturón» si todos lo hacen.

«Todos nos podemos apretar el cinturón por el cambio climático, pero no puede ser que las cuencas bajas sigan siendo favorecidas, no puede ser que los caudales que aquí se ahorran, en Castilla-La Mancha las eléctricas los turbinen, ni que los regantes de abajo vean colmadas sus aspiraciones, tanto de asignaciones como de reservas».

En este sentido, el presidente de los regantes en la región ha reconocido la importancia del pacto del Agua en Castilla-La Mancha, pero ha lamentado que en las últimas reuniones «cada uno se ha enrocado en su postura de origen».

«Este pacto puede ser un documento que marque el camino a seguir, pero va a ser difícil que por ese camino lleguemos a defender todos de una forma clara y contundente que esta región necesita agua», ha lamentado Molina, que ha concluido asegurando que «Castilla-La Mancha ha progresado gracias al agua. Que a esta región ahora le falte el agua va a suponer un retroceso muy importante».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here