La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha destacado la gran oportunidad que supone el paso de La Vuelta para la promoción turística de Castilla-La Mancha para los millones de espectadores que la siguen a diario, además de la repercusión económica directa que ésta tiene en el sector hotelero y hostelero, sobre todo «en estos momentos de recuperación en los que se hace imprescindible que el Gobierno regional apoye al tejido empresarial de Castilla-La Mancha».

Según ha indicado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, «solo en gasto hotelero, este evento genera cuatro euros por cada euro de inversión por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para que este evento llegue a la región».

Patricia Franco ha destacado que el Gobierno regional «siempre ha estado predeterminado a poner en marcha cualquier iniciativa que mejore la posición en el turismo y la economía» y ha puesto en valor el impacto de ‘La Vuelta’ como un evento que se sigue en 190 países y que permite seguir difundiendo el potencial turístico que tiene la región».

Cerca de 3.000 personas se alojan en Castilla-La Mancha durante ‘La Vuelta’, lo que supone un gasto hotelero de 250.000 euros al día. En este sentido, ha aseverado que «La Vuelta viene a reforzar nuestra apuesta por el turismo de interior haciéndolo además de la mano del deporte».

70% DE OCUPACIÓN EN VERANO, LLENO EN TURISMO RURAL

En cuanto al turismo, la consejera ha señalado que «el verano se ha comportado relativamente bien, teniendo en cuenta los condicionantes del Covid-19 que siguen amenazando la movilidad, con una ocupación del 70 por ciento tanto en el ámbito hotelero como en el extrahotelero». Además, en zonas de turismo rural, «el comportamiento ha sido de lleno total, como por ejemplo en la Sierra de Albacete con el cien por cien de ocupación» según ha aseverado.

‘La Vuelta’ llegaba este martes a Castilla-La Mancha en su 4ª etapa con inicio en El Burgo de Osma (Soria) y final en Molina de Aragón (Guadalajara). Una etapa llana de 163,6 kilómetros que también pasó por los municipios de Sigüenza, Alcolea del Pinar y Anquela del Ducado, todos ellos en la provincia de Guadalajara.

Este miércoles 18 de agosto, la 5ª etapa ha dado comienzo en la localidad conquense de Tarancón con línea de meta en Albacete. Con 184,4 kilómetros de recorrido llano, también ha pasado por los municipios conquenses de Villamayor de Santiago, Monreal del Llano, Belmonte, Las Pedroñeras y el Provencio, así como por Minaya, La Roda y Barrax, en la provincia de Albacete, antes de llegar a la capital albaceteña.

Patricia Franco ha destacado que este año «‘La Vuelta’ pasa por 15 localidades de Castilla-La Mancha y estrena un final, en Molina de Aragón, y una salida de etapa, en Tarancón».

Asimismo, ha querido agradecer al director institucional en Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Pedregal, la oportunidad que le ha brindado de vivir La Vuelta desde una perspectiva única a vista de pájaro desde el helicóptero.

PHILIPSEN SE LLEVA LA ETAPA

El ciclista belga Jasper Philipsen (Alpecin-Fenix) ha ganado este miércoles la quinta etapa de La Vuelta 2021, disputada entre Tarancón y Albacete sobre 184,4 kilómetros, en un rápido esprint en el que atacó de lejos para sumar su segundo triunfo parcial en esta ronda española.

Philipsen entró bien colocado por el tren de su equipo y atacó con firmeza como para pillar por sorpresa a sus rivales, como el ganador del martes Fabio Jakobsen (Deceuninck-Quick Step), segundo y que pierde el liderato de la clasificación de puntos, por un punto, ante Philipsen, mientras que Alberto Dainese (DSM) fue tercero en meta.

Tras ganar en Burgos, en la segunda etapa y primera en línea tras la crono de la primera etapa a modo de prólogo, Philipsen repite. Es su tercera victoria de etapa en La Vuelta, sumadas estas a la de 2020, y su décima victoria profesional a sus 23 años. Carrera larga por delante y triunfos ya de importancia en un equipo que tiene a Merlier y Van der Poel, otros dos colosos de la velocidad.

La etapa, sin viento capaz de provocar abanicos, estuvo tranquila hasta una caída masiva a menos de 12 kilómetros para la meta, que cortó al hasta ahora líder Rein Taaramäe (Intermarché-Wanty-Gobert), que entró a 2:20 y cede el maillot rojo a Kenny Elissonde (Trek-Segafredo), con apenas 5 segundos de margen sobre Primoz Roglic (Jumbo-Visma) o 20 sobre Enric Mas (Movistar Team), que pasa a ser cuarto en la general provisional.

Sólo 97 ciclistas entraron con el tiempo del vencedor. Y eso que los apenas 25 que pasaron el corte de la caída optaron por esperar al resto, en una decisión que siempre crea debate en el mundo del ciclimsmo, pues hay quien considera que los equipos ‘con suerte’ deberían aprovechar para hacer diferencias cuando la caída, como lo fue esta, es un lance de carrera y no provocada por nada ajeno a la competición.

Como viene sucediendo en estas primeras etapas en línea de La Vuelta 2021, hubo fuga, pero tímida y cien por cien española, formada esta vez por Oier Lazkano (Caja Rural-Seguros RGA), Xabier Mikel Azparren (Euskaltel-Euskadi) y Pelayo Sánchez (Burgos-BH). De ellos, el más fuerte fue Lazkano, que dejó secos a sus compañeros de fuga, pero fue cazado por el gran grupo a 16 kilómetros de Albacete.

Este jueves, el pelotón afronta una etapa más corta, llana casi en su totalidad pero con trampa final. Con salida en Requena y una distancia de 158,3 kilómetros, el final será en el Alto de la Montaña de Cullera, un ascenso de 3ª categoría de apenas 1,9 kilómetros pero al 9,4 por ciento de pendiente media, lo que impedirá a los esprinters puros meterse en la pomada. Jornada para corredores explosivos si no hay fuga que lo impida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here