La consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, se ha remitido este miércoles a las decisiones que pudieran consensuarse en el Consejo Interterritorial de Salud para adoptar una postura ante la vacunación de las personas que pudieran encontrarse de vacaciones en Castilla-La Mancha.

A preguntas de los periodistas en el transcurso de una rueda de prensa para informar sobre los acuerdos del Consejo de Gobierno, Fernández ha subrayado que esta es una decisión que no se puede tomar “unilateralmente”, y que además Castilla-La Mancha recibe vacunas en proporción a su población, que es la prioridad.

En este contexto ha recordado que la región cuenta ya con el 31% de la población diana totalmente inmunizada, cuatro o cinco puntos por encima de la media. Este “magnífico ritmo”, prosigue, permitiría que a lo largo de julio la comunidad autónoma esté en disposición de “librarse” de la mascarilla en exteriores, tal y como ha avanzado ya el presidente Emiliano García-Page, eso sí, siempre en un proceso “liderado” y respaldado por el Ministerio de Sanidad.

Preguntada por la posibilidad de que Castilla-La Mancha adopte en el futuro el sistema de cita previa para la vacunación contra la COVID-19, Fernández ha asegurado que de momento no se contempla, toda vez que el actual sistema “funciona perfectamente”.

“Los centros de salud funcionan de una manera flexible porque el objetivo es vacunar a mucha gente, y el sistema funciona bien, salvo alguna incidencia concreta muy residual”, ha subrayado, al tiempo que ha recordado que el Sescam vacuna a 100.000 personas todas las semanas y está en disposición de alcanzar las 200.000.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here