El Juzgado de lo Penal número dos de Albacete tiene previsto este lunes, 27 de septiembre, a J.A.L.G., acusado de acosar a su expareja, a la que perseguía al salir del trabajo, así como cuando salía de fiesta, yendo a buscarla con sus hijos menores.

Según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos comenzaron a partir del 27 de septiembre de 2017, cuando el acusado, J.A.L.G., y la denunciante, M.A.G.G., pusieron a fin a su relación.

A partir de ese momento, J.A.L.G. empezó a acosar a su expareja, persiguiéndola cuando salía a la calle, presentándose en casa de su madre, en su trabajo o en la cafetería que esta frecuentaba. Asimismo, cuando M.A.G.G. estaba fuera, el acusado le mensajeaba de manera constante, llegando a decirle «mala madre, borracha, que sus hijos no la querían y que la iban a odiar».

En otra ocasión, el 30 de septiembre de 2017, el procesado se presentó en la vivienda de M.A.G.G. y estuvo toda la noche llamando sin parar al portero automático y telefoneando a su exsuegra para decirle, según la acusación, que en casa de su hija había dos narcotraficantes.

Esa misma noche, J.A.L.G. llamó también a su expareja para recriminarle la muerte de su hijo, «tendría que haberse tirado ella por el balcón, se tenía que haber muerto ella» le repitió.

Meses después, el 3 de noviembre, J.A.L.G. se dirigió con el coche, donde llevaba a los dos hijos menores del matrimonio, a un pub al que había salido M.A.G.G. Cuando la denunciante vio la situación, pasó dentro del local con un amigo, siendo perseguidos por el acusado que, una vez en su interior, le arrebató el móvil a M.A.G.G.

En ese momento, J.A.L.G. comenzó a enviar mensajes y fotos de su expareja a los contactos de esta, cambiándole su foto de perfil de WhatsApp y sus contraseñas de Hotmail y Facebook para vincularlas a su propio número de teléfono. Además, el acusado enseñó a sus hijos las conversaciones que M.A.G.G. mantenía con otro hombre.

Unos hechos que la Fiscalía considera que son constitutivos de un delito de descubrimiento y revelación de secretos por el que piden cuatro años de prisión, así como la prohibición de aproximarse a M.A.G.G. a menos de 500 metros durante seis años.

El Ministerio Fiscal también solicita la pena de un año de prisión, la privación al derecho a la tenencia y porte de armas durante dos años y medio y la prohibición de acercarse a la denunciante a menos de 500 metros durante dos años, por el delito de coacciones en el ámbito familiar, y 25 días de localización permanente, más la prohibición de acercarse a M.A.G.G. a menos de 500 metros durante seis meses, por el delito leve continuado de injurias y vejaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here