Tras la reapertura de los bares y restaurantes de Albacete, las calles del centro vuelven a llenarse de vida. Sin embargo, llama la atención cómo 3 negocios emblemáticos del ocio nocturno de la ciudad permanecen con las puertas cerradas.

Uno de estos casos es el conocido «Diversso», que se vio obligado a cerrar desde el pasado 21 de agosto, después de que el Gobierno nacional llegara a un acuerdo con las Comunidades Autónomas para cerrar el ocio nocturno. ¿La razón? Una vez más, considerarlos como focos de contagios.

Rubén Cuesta, gerente del Diversso, nos ha contado a SomosCastillaLaMancha que este acuerdo llegaba después de haber invertido una cantidad significativa de dinero para cumplir con las medidas de seguridad. De hecho, para controlar el límite de aforo establecieron voluntariamente un sistema de reservas previo donde los clientes registraban sus datos antes de entrar. Además, durante los meses de verano, recibían visitas constantes de la Policía, aunque nunca llegaron a recibir una multa.

Enero, febrero, mitad de marzo y dos meses de verano. Estos fueron los únicos meses que pudieron abrir sus puertas en 2020, y hasta ahora continúan cerrados. «Parece que el Ayuntamiento quiere ahogar económicamente a las empresas que se encargan de estas 3 discotecas», denuncia Rubén.

Rubén Cuesta, gerente del Diversso

Pero, ¿por qué el resto de pubs del centro sí han podido reabrir? Según explican desde la Asociación de Hostelería y Turismo de Albacete (APEHT), el centro de la ciudad está regulado por una ordenanza que lo declara zona acústicamente protegida, y los negocios no pueden pedir una licencia inferior. Es decir, un bar-cafetería puede pedir la licencia de discoteca, pero una discoteca no puede pedir una licencia de bar-cafetería.

El resto de locales de la zona centro contaba desde un principio con la licencia de bar-cafetería, por lo que han podido abrir sin problema. Sin embargo, el Diversso, junto a otras dos discotecas de Albacete, se encuentran entre la espada y la pared.

Según explican desde la Asociación, después de contactar en numerosas ocasiones con el Ayuntamiento, no ofrecen ninguna solución, y la única respuesta que reciben estos locales es que si se les concede la licencia de café-bar, nunca más podrán ejercer como discoteca.

La petición de Rubén es clara: quieren una licencia de bar-cafetería para poder trabajar ahora, de manera excepcional, pero sin perder la de discoteca, como se ha concedido a discotecas de otras zonas de España, como Madrid. «Hemos intentado solicitarlo, pero se pasan la pelota entre la Junta y el Ayuntamiento», afirma. «Es un papel, no debería ser muy complicado para el Ayuntamiento, y si el alcalde hubiera querido lo habría hecho hace meses», ha añadido.

«Ni la Junta ni el Ayuntamiento nos dan solución, pero tres empresas con muchos trabajadores y tres locales emblemáticos de la ciudad están sin poder ejercer su actividad y al borde de la ruina», reclaman desde la Asociación. Asimismo, definen esta situación como injusta y recuerdan que, mientras permanecen cerrados, tienen que seguir haciéndose cargo de los gastos mínimos, como seguros, agua, luz o parte de los ERTE de los empleados.

«Estamos recibiendo una ayuda, pero es muy escasa, da para lo mínimo», afirma Rubén, cuya situación económica consigue salir adelante gracias al apoyo de sus padres.

No obstante, si hay algo que tienen en común empresarios como Rubén y la Asociación de Hosteleros, es su espítiru de lucha y su perseverancia. «Yo voy a luchar por esto hasta el final, es un proyecto y un sueño que tengo y no voy a tirar la toalla tan fácilmente», ha expresado Rubén.

Además, ha querido mandar un mensaje claro: «Diversso va a seguir, y cuando volvamos iremos a por todas. No sabemos cuándo, pero Diversso volverá y estará ahí para todos».

Rubén Cuesta, gerente del Diversso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here