El concejal del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Albacete, Alberto Reina, ha criticado que el Consistorio vaya a invertir 3,3 millones de euros en la compra del edificio del Banco de España “sin tener un criterio claro de los usos que le va a dar y sin estudios previos sobre los costes añadidos de rehabilitación, gestión y mantenimiento de los servicios que se instalarán”.

En opinión de Alberto Reina, “la negociación que ha llevado a cabo Casañ y Sáez para la adquisición del edificio del Banco de España es fruto de la improvisación, responde a intereses partidistas y además es nefasta para los intereses de Albacete”, sin olvidar que han acometido el expediente “con oscurantismo y falta de consenso, sin informar ni contar para nada con los grupos políticos de la oposición”.

En opinión del concejal del Grupo Popular, “en su afán por cumplir el acuerdo suscrito con el PSOE, el alcalde es capaz de cerrar un acuerdo que supone para el ayuntamiento una compra en clara desventaja, ya que pretende comprar este edificio por 3,3 millones de euros cuando el precio actual de tasación que hace SEGIPSA es de 2,7 millones de euros, por lo que pagará 535.000 euros más”.

Así lo ha señalado Alberto Reina durante la comisión extraordinaria y urgente de Hacienda celebrada esta mañana en la que el Grupo Popular ha votado en contra de la aprobación de este expediente, asegurando que “no es el momento de comprar porque las circunstancias actuales de pandemia no son las mismas que cuando firmaron el compromiso electoral con el PSOE el 14 de junio de 2019.

El concejal del Grupo Popular ha recordado que “incluso en la carta que dirige el presidente de la Sociedad Estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio (SEGIPSA) al Director General de Patrimonio el 11 de mayo de 2020 para la autorización de venta, se muestra extrañado y literalmente escribe: “Recientemente, a pesar de las circunstancias actuales, han reiterado su interés”.

Reina ha señalado que “no estamos de acuerdo en la urgencia en el expediente, precipitándolo de forma atropellada en este último mes, teniendo en cuenta que la empresa estatal le había comunicado al ayuntamiento en dos ocasiones -el 28 de julio y el 6 de noviembre de 2020- la aprobación de la venta del inmueble por SEGIPSA”.

El concejal del Grupo Popular ha asegurado que “no entendemos la inacción del alcalde y del vicealcalde durante prácticamente 5 meses y luego estas prisas que sólo se justifican en una acción personal irreflexiva para cumplir sus acuerdos partidistas”.

Además, Alberto Reina ha señalado que “la compra se realiza por un precio superior al que pagó SEGIPSA cuando adquirió el edificio en 2004, a pesar que desde esa fecha hasta la actualidad las circunstancias del mercado inmobiliario han cambiado en España con unos precios claramente a la baja y que el inmueble en ese momento se encontraba en perfectas condiciones de uso y mantenimiento puesto que había dejado de prestar servicio solo unos meses atrás y ahora se encuentra en un estado de casi abandono que requiere un plan de mantenimiento urgente”, asegurando que “vamos a pagar por un edificio en estado de abandono más de lo que el SEGIPSA pagó en 2004 por un edificio en perfectas condiciones”.

El concejal ha lamentado que el Gobierno Ciudadanos-PSOE no haya “peleado” lo suficiente para recuperar este edificio de un modo mucho más ventajoso para las arcas municipales, recordando que en otros lugares, como por ejemplo Jaén, el Gobierno central ha cedido el edificio del Banco de España al ayuntamiento de esta localidad.

Alberto Reina ha preguntado al señor Sáez “que ha aportado el Gobierno socialista y Pedro Sánchez a la ciudad de Albacete y a la compra de este edificio para que todas las administraciones vayan en sintonía, tal y como proclama el PSOE, ya que además ha apostado por la opción menos ventajosa para la ciudad”.

En cuanto al destino del bien se refiere, Alberto Reina ha señalado que “se desconoce completamente, ya que nadie sabe para qué se compra, a que se va a dedicar cuando se compre y, por tanto, cuánto va a costar la reforma y, quizás lo más importante, cuánto costará el mantenimiento y el personal de los servicios que allí se instalen, cuyos gastos deberán estar reflejados en los presupuestos municipales futuros”. 

El concejal ‘popular’ ha criticado que “no se ha realizado ninguna memoria económica ni para su adquisición ni para su uso, reconociendo que es muy difícil inventarse una memoria económica que se ajuste a un proyecto del que se desconoce su futuro”.

Concretamente, Alberto Reina ha explicado que esta situación se reconoce en tres escritos que constan en el expediente: en la Memoria Justificativa de la compraventa de un bien inmueble “Edificio Banco España” por adquisición directa, en su apartado III; en el Informe de SEGIPSA de análisis de unidades de la Agencia General del Estado., donde se reconoce por parte de la sociedad estatal un coste estimado de la obra y la dificultad de amortizar la inversión, así como en el informe de los Servicios de la Gerencia Municipal de Urbanismo donde se reconoce que no se puede concretar el valor de la rehabilitación mientras no se conozca a que se va a dedicar el edificio.

El concejal ‘popular’ ha criticado que tampoco se ha emitido el informe sobre las responsabilidades que se asumen al comprar el inmueble y cuáles serán los gastos de mantenimiento que, sin tener un uso y antes de la posible reforma, empieza a asumir el ayuntamiento.

Alberto Reina ha lamentado que tampoco estén definidas las necesidades municipales y ciudadanas a las que responde la adquisición de este edificio, ya que no se reconoce cómo se va a compaginar esta compra con la totalidad de obras que el ayuntamiento está realizando y que en breve plazo estarán finalizadas, como por ejemplo los Depósitos de la Fiesta del Árbol, la reforma de la antigua Comisaría de Policía de Simón Abril, el traslado del archivo municipal a la calle León o la compra y remodelación, por más de 1,2 millones de euros, de un local junto a la gerencia de Urbanismo para instalar el registro municipal, criticando “el afán del equipo de gobierno por seguir acumulando patrimonio, con los costes que ello supone, sin un criterio claro de lo que quiere hacer con todos los espacios nuevos”.

Alberto Reina ha recordado que “el Partido Popular tenía un proyecto avanzado, negociado con SEGIPSA, sabía qué quería poner allí y cuáles eran los usos que le quería dar, no como el equipo de gobierno actual que lo primero que hace es poner sobre la mesas 3,3 millones de euros para comprarlo sin saber a qué lo va a destinar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here