Así comenzaba una canción que varios cantantes españoles compusieron durante el confinamiento y que homenajeaba, entre otras profesiones del ámbito sanitario, a la enfermería. Los Abrazos Prohibidos. Esos que tanto hemos echado de menos.

Hoy es el día de poner en valor a una profesión que es 100% vocacional, una profesión donde la humanidad, el respeto al prójimo y los cuidados están por delante de todo. Una profesión que en estos últimos años se ha reconvertido en un ejército, probablemente sin esperarlo y seguramente sin desearlo; en un ejército cuya bandera era la de salvar vidas y protegernos, y cuyas armas fueron la intuición, la esperanza, y la ciencia.

Seguramente ya sabréis de que quién estoy hablando: de ellas, de ellos, de la Enfermería. Este 12 de mayo celebramos el nacimiento de Florence Nightingale, considerada la creadora de la enfermería moderna, y motivo por el cual este miércoles se celebra el Día Internacional de la Enfermería.

Sirva este artículo de opinión para daros las gracias. Gracias por dar la mano a nuestros seres queridos cuando han estado en soledad durante esta pandemia, gracias por ser nuestros abrazos prohibidos, y gracias por ser el canal de comunicación directo con nuestros familiares hospitalizados o en residencias.

Este 2021, el lema elegido por el Congreso Internacional de Enfermería es Una voz para liderar – Una visión de futuro para la atención de salud. Y no puedo estar más de acuerdo. Esta crisis sanitaria nos tiene que hacer ver que la gestión de la salud de la población debe estar en el centro de todas las políticas. Todos sabemos lo afortunados que somos porque contamos con un Sistema Sanitario Público gratuito, que, además, cuenta con profesionales únicos, atentos y perfectamente formados. ¿Qué nos hace falta entonces? La respuesta parece clara. Mejores infraestructuras, mejores medios y mejor planificación. Con estos tres ingredientes lograremos caminar hacia un modelo asistencial donde la persona sea el centro de todo.

Es hora de afrontar todos estos retos. Es hora de adaptar las ratios de enfermeras/os a la media europea en todas las CCAA, es hora de poner en valor los cuidados de la enfermería, hora de que mostremos respeto a este sector y apostemos por su estabilidad laboral, es hora de poner en valor ese compromiso, esa unión entre enfermera y paciente. La enfermería debe comenzar una nueva era de nuevas oportunidades y nadie debe desaprovecharla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here