Ayer conocimos la triste noticia de que apareció sin vida y con signos de violencia el cuerpo de Laura Luelmo de tan sólo 26 años, natural de Zamora, profesora de Plástica y con un futuro prometedor por delante. Alguien decidió acabar con esa vida y con ese futuro. Mi pésame a esa familia destrozada y sin consuelo.

De las 99 mujeres asesinadas en 2017, al menos 81 de ellas tenía algún vínculo o eran
conocidas por sus asesinos. Preocupante es que en Castilla-La Mancha casi se duplican los
casos, nueve en 2017 frente a los cinco de 2016. En relación a la población de mujeres, los
nueve casos conocidos duplican la media nacional.



Pedimos y exigimos que se cumpla con el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, entre ellas, que sea suficiente con un informe de los servicios sociales para que se reconozca a las mujeres como víctimas de violencia machista sin que medie denuncia. Esta norma esencial no merma los derechos de la persona investigada, y a las víctimas no hacerlas depender de una denuncia. Devolver competencias a los Ayuntamientos, éstas son las administraciones más cercanas a las víctimas. Y la compatibilidad con ayudas sociales autonómicas, consiste en recursos a cargo de los PGE y que diferencias situaciones en que las víctimas carecen de rentas superiores al SMI, el reconocimiento de una discapacidad o responsabilidades a su cargo. Tres medidas urgentes entre otras.

La Violencia machista no es un problema que atañe únicamente a las mujeres, toda la sociedad debemos involucrarnos. Me temo que Laura no será la última víctima del 2018. Queremos que cada mujer que salga regrese a su casa sana y salva. No queremos estar obligadas a aprender autodefensa, o tener una APP para buscar a otra mujer con miedo a que me acompañe a hacer deporte. Queremos correr sin miedo y no correr por miedo. Estoy convencida que juntas y juntos podemos acabar con esta lacra.



#NiUnaMenos
#NosQueremosVivas

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre