El todavía arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, dejará el puesto que ha ocupado en la última década, después haber cumplido el pasado mes de enero la edad canónica para presentar su renuncia, 75 años. El actual obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chavez, será su sustituto.

Así lo ha anunciado el propio Rodríguez Plaza en una rueda de prensa desde el Salón de Concilios del Arzobispado de Toledo, en la que ha leído la carta enviada por el Vaticano en la que se comunicaba la sucesión al frente de la Archidiócesis.

En esta rueda de prensa, ha exhortado «de corazón» a «todos los católicos toledanos» a recibir a Cerro Chaves «como el que viene en nombre del señor».

«Recuerdo bien la acogida que me dispensásteis hace diez años y medio. Sacerdotes, vida consagrada y fieles laicos debéis sentir que la Santa Iglesia ha elegido a vuestro nuevo arzobispo para reemprender la historia de esta Iglesia de Toledo. Él necesita ahora de vosotros como lo necesité yo», ha manifestado.

El ya administrador apostólico de Toledo ha firmado la delegación de sus competencias para el gobierno general de la Archidiócesis de Toledo en el vicario general, Francisco César García Magán, y en los tres vicarios episcopales cada una de sus zonas pastorales, así como en el vicario episcopal para el clero en lo que a este se refiere.

Braulio Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944. Desde 1960 realizó estudios humanísticos, filosóficos y teológicos en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid.

En 1973 se licenció en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia Comillas y tras dos años de estudio, de 1979 a 1981, se diplomó en Sagrada Escritura por L’École Biblique de Jerusalén. Además, en 1990, se doctoró en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos. Recibió la Ordenación sacerdotal el 3 de abril de 1972 en Madrid y sirvió a esa diócesis durante 15 años en las parroquias de Cubas de La Sagra, San Miguel en Carabanchel y San Fulgencio. Además fue capellán de la ermita de San Isidro.

Entre 1984 y 1987 fue Formador del Seminario Diocesano de Madrid. El 13 de noviembre de 1987 fue nombrado Obispo de Osma-Soria. Recibió la ordenación episcopal el 20 de diciembre del mismo año y permaneció en la diócesis soriana hasta que fue nombrado Obispo de Salamanca el 12 de mayo de 1995. Tomó posesión el 9 de julio.

El 28 de agosto de 2002 el Santo Padre le nombró Arzobispo de Valladolid y tomó posesión de la diócesis el 13 de octubre del mismo año.

El 16 de abril de 2009 Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, en sustitución del Cardenal Antonio Cañizares Llovera, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada.

CERRO CHAVES COGERÁ EL RELEVO

El actual obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chaves, será el encargado de relevar en próximas semanas a Braulio Rodríguez Plaza como arzobispo de Toledo.

Según la biografía oficial de la Diócesis de Coria Cáceres, Cerro Chaves nació en octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de Bachillerato y de Filosofía en el Seminario de Cáceres, completando los Estudios Teológicos en el Seminario de Toledo.

Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, incardinándose en aquella archidiócesis. Tras la ordenación sacerdotal, desempeñó diversos ministerios en Toledo: Vicario Parroquial de ‘San Nicolás’, Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de ‘Santa Teresa’ y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales.

En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma obtuvo la Licenciatura y el Doctorado en Teología Espiritual (1997), con la tesis: ‘La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos’.

Es doctorando en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de un centenar de publicaciones, escritas con un lenguaje asequible para todos y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes y, también de los mayores. Algunos de sus libros han sido traducidos a varios idiomas (francés, italiano, portugués) y muchos de ellos van por la cuarta o quinta edición.

En miembro fundador de la ‘Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo’, a la que pertenecen más de 400 sacerdotes. Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue Capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del «Sagrado Corazón de Jesús», Director Diocesano del ‘Apostolado de la Oración’, Miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; Delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano.

Ha impartido, y continúa impartiendo Ejercicios Espirituales por toda España y Latinoamérica, materia en la que es un gran experto.

En la actualidad y desde el 2 de septiembre de 2007 en Coria, es Obispo de Diócesis Coria-Cáceres. Presidente del Comité Nacional del Diaconado Permanente en la Conferencia Episcopal Española y miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias y de la Comisión Episcopal del Clero desde 2017 en la CEE y fue miembro de las Comisiones Episcopales para la Vida Consagrada (2007-2017) y de Apostolado Seglar (2008-2011).

En la Archidiócesis de Mérida-Badajoz es el Obispo encargado de Cáritas, Pastoral Juvenil y Pastoral de la Salud.

El Viernes Santo de 2014 (18 de Abril), pregonó en Valladolid El Sermón de las Siete Palabras. Y en 2019 fue el pregonero de la Semana Santa de Plasencia.

LA TOMA DE POSESIÓN SERÁ «MÁS O MENOS EN UN PAR DE MESES»

Posteriormente, a preguntas de los medios tras la comparecencia en la que ha anunciado la noticia, Braulio Rodríguez ha manifestado que la toma de posesión de Francisco Cerro Chaves como nuevo arzobispo será «más o menos en un par de meses» y se ha mostrado a disposición de Cerro Chaves para hablar «largamente» de «todo lo que él necesite».

«Es verdad que él conoce Toledo, aunque ya hace tiempo dejó la diócesis, pero no solo la amistad sino la fraternidad que tenemos hace que yo no tenga ningún secreto para él en cuanto al funcionamiento de la diócesis», ha apuntado, añadiendo que «luego él tendrá que ir tomando sus decisiones poquito a poco».

Además, ha reconocido que conoció la decisión tomada por el Vaticano el pasado sábado, por lo que ha tenido «tiempo para digerir la noticia», recordando que, al haber presentado su dimisión a principios de este año, esta era «una realidad que tenía que llegar más tarde o más temprano».

Del mismo modo, ha explicado que, a pesar de dejar de ser arzobispo, no dejará de pertenecer a la diócesis, ya que ocupará el cargo de administrador apostólico hasta la llegada de Cerro Chaves y posteriormente seguirá siendo arzobispo emérito.

Finalmente, Braulio Rodríguez ha querido destacar de la diócesis que el suyo es «un caso muy renombrado» ya que desde el siglo III «siempre ha habido arzobispo de Toledo».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre