La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha anunciado que este mismo lunes ha firmado la puesta a disposición del Ministerio del Interior de un terreno de 37.000 metros cuadrados en La Peraleda para la construcción del nuevo cuartel, «con espacio amplio, bien comunicado y que se adapta a las necesidades de la Guardia Civil».

Esta parcela multiplica por cuatro la superficie actual, tal y como ha señalado Tolón en rueda de prensa, lo que permitirá una construcción «digna» para la Benemérita.

Tolón ha considerado este extremo como un planteamiento «de ciudad», por el cual también ha dado gracias al Gobierno de España «por tener en cuenta a Toledo a la hora de planificar las inversiones y a la hora de diseñar sus presupuestos».

Según ha dicho, ni la Guardia Civil ni su comandancia en Toledo «puede perder más tiempo» o perder «17 millones de euros del Estado» para su renovación.

EL «CONSENSO», EN LA HOJA DE RUTA

Lo más importante para Tolón a la hora de planificar obras de este calado es el «consenso» con todas las administraciones, desde la estatal a la regional, a lo que hay que sumar las instituciones que representan «el patrimonio y la cultura de la ciudad».

Ha recordado que cuando se planteó el cuartel en Vega Baja, se hizo por tres motivos. Así, cumplía con las normas urbanísticas establecidas, según ha dicho la alcaldesa; la Guardia Civil quería un espacio cercano a la actual comandancia; y además cumple con la premisa de beneficiar a Palomarejos y Buenavista ante la salida inminente del actual hospital de este enclave de la ciudad.

Buscando ese consenso se eligió esta parcela, y según ha apuntado, «el interés arqueológico cambiaba» debido a unos detalles de paisaje que hacían que «se volviera a ser más exhaustivo a la hora de estudiar y plantear la construcción».

Por ello, el Gobierno municipal ha trabajado para «potenciar Vega Baja y Circo Romano siempre protegiendo el patrimonio y el paisaje» y no dejar pasar la oportunidad de tener el nuevo cuartel.

El traslado de la casa cuartel «se ha tratado en todas las corporaciones locales desde hace 20 años», tal y como ha señalado Tolón, quien ha dicho sobre esta cuestión «recurrente» que «no ha sido resuelta a pesar de varios intentos de llevar a cabo su construcción».

Pero después de más de 60 años, «sus instalaciones han quedado obsoletas para los guardias civiles», lo que hace necesario proyectar un nuevo edificio.

«Venimos trabajando mucho desde el año 2018 de forma regular semanalmente, porque es una inversión difícil de aguantar para la ciudad de Toledo», ha afirmado la alcaldesa toledana, quien ha recordado que gracias a este trabajo se incorporó en 2018 a los planes de infraestructuras del Ministerio del Interior como punto de partida.

En aquél momento, la asignación era de 12 millones de euros, ampliada ahora a casi 18 millones. En los Presupuestos Generales del Estado del próximo año, una vez estén aprobados, se contempla esta partida para su ejecución y puesta en marcha.

«REJUVENECER PALOMAREJOS»

Para esta nueva ubicación, ahora toca cumplir unos requisitos, que pasan por el «consenso, esfuerzo, trabajo y seguridad, jurídica y patrimonial».

Además, este espacio debe de ser «un lugar más amplio que el actual pero cercano a Palomarejos, porque se quiere que este barrio siga teniendo las sinergias importantes para el desarrollo del comercio de la ciudad», extremo que «también ha pedido la Guardia Civil, para evitar así el desarraigo de familias que han hecho su vida en esta zona».

El patrimonio cultural, arqueológico y paisajístico tiene garantizada su protección, según ha comprometido la regidora, ya que es un asunto «que está presente en la toma de decisiones».

Con todos estos condicionantes, han sido varios los intentos para el nuevo cuartel, y tras barajar varias opciones, hoy hay más «claridad». Así, ya ha firmado la cesión de la parcela municipal donde se ubicará la infraestructura.

SE INICIA EL PROCESO

El concejal de Urbanismo, Pablo Sabrido, ha tomado la palabra en la comparecencia para poner de manifiesto que esta parcela «cuenta con todos los condicionantes, tanto operativos como arquitectónicos, y permitirá una construcción adecuada al lugar elegido.

Ha insistido en que será un proyecto «consensuado» desde todos los perfiles, desde los políticos hasta los sociales.

Ahora, ha dicho, se espera tener resuelto este problema «para mucho tiempo» y haber liberado de una obra a la Vega Baja, donde todas las administraciones trabajarán para evitar su «situación de abandono».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre