Los Bomberos del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios de Toledo y los de la Comunidad de Madrid solo atacarán directamente directo en las zonas laterales donde puedan penetrar sin riesgo, mientras que el resto se dejara arder de forma controlada, ha informado un portavoz de Emergencias 112.

Tras la reunión matinal entre ambos Cuerpos, han decidido que queden en la zona cuatro unidades de Toledo y dos de Madrid, básicamente en apoyo del suministro de agua. El incendio no está controlado pero sí confinado sin ningún tipo de posibilidad de propagación.



Dada la dimensión de las naves siniestradas, más de 50.000 metros cuadrados de superficie, cantidad de combustibles y el riesgo de que colapsen algunos paramentos y paredes exteriores, los bomberos intentarán extinguir las llamas solo en aquellas zonas sin riesgo para los intervinientes. En el resto han tomado la decisión de dejar que arda de manera controlada.

En cuanto a la columna de humo, es muy inferior a la de ayer y la Guardia Civil de Tráfico se encontraba esta mañana controlando que no cambiara la dirección del viento y el humo bajara de altura y se depositara en la A-4. En ese caso tienen preparado cortes y desvíos alternativos.



Durante la noche, al menos siete dotaciones de Bomberos madrileños y toledanos y Bomberos han estado trabajando en el lugar. Con la luz del día, supervisaron el estado del incendio y realizaron mediciones en las urbanizaciones cercanas y la calidad del aire era buena.

ORIGEN DEL INCENDIO

El incendio se originó, por causas que ahora investiga la Guardia Civil, a media tarde de ayer martes en varias naves industriales de la empresa DHL ubicadas en la localidad toledana de Seseña. No se registraron ni heridos ni intoxicados, pero sí provocó y sigue provocando una gran nube de humo visible en el sur de la Comunidad de Madrid.



Concretamente, el fuego comenzó las 17.54 horas en una nave ubicada en el kilómetro 34 de la autovía A-4, en sentido Andalucía Las llamas se han propagado a cuatro naves de la citada empresa, con una superficie afectada de unos 52.000 metros cuadrados. En el interior de las instalaciones se almacenaban pequeños electrodomésticos, comida para animales y paquetería.

En el momento de originarse el incendio, unos trabajadores se encontraban arreglando la cubierta de la nave, y podrían haber utilizado algún tipo de soplete, que soltara alguna chispa fuente del incendio.



Como consecuencia del fuego, las cubiertas de varias naves han colapsado, así como algunas de las paredes. Se trata de cuatro naves que no tienen otras a su alrededor, por lo que no existe peligro de propagación de las llamas.

La alcaldesa de Seseña pidió ayer también a la población que cerrara las ventanas y no saliera a la calle por la gran nube de humo. Las autoridades también han lanzado este mensaje para los vecinos de una urbanización de varias viviendas ubicada a unos 700-800 metros del lugar del incendio.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre