La pandemia ha intensificado las brechas laborales de género, llevándose las mujeres la peor parte. Según los datos arrojados por el Observatorio Provincial de Igualdad de Albacete, el 44% de las mujeres dice no haber podido compaginar el teletrabajo por la carga doméstica, frente al 33% de los hombres.

“El teletrabajo no siempre es la mejor opción si no está bien regulado”, ha señalado en rueda de prensa la secretaria provincial de CCOO, Carmen Juste. “Puede ser una trampa mortal para las mujeres, condenadas a ser cuidadoras las 24 horas del día”.

El informe refleja que, en los puestos de dirección, el 57% de las mujeres teletrabajaron, frente al 55% de los hombres. Mayor diferencia hay entre los trabajadores, donde el 39% de las mujeres teletrabajó frente al 30% de los hombres.

La pandemia también ha traído más paro, más ERTES y más jornadas parciales para el empleo femenino, según los datos, ya que el paro entre las mujeres es del 24,5% frente al 11,4% en los hombres. También los ERTES son mayores en el sector femenino, con 2.333 respecto a los 1.849 hombres en expediente de regulación de empleo.

“Los desequilibrios de temporalidad y parcialidad también han hecho mella en las mujeres”, ha señalado Juste, “por regla general, tres de cada cuatro contratos de jornadas parciales son de mujeres”, además, la mayor parte de la población inactiva, 75.500, son mujeres.

“Las mujeres se enfrentan por tanto a más dificultades para acceder al empleo y con más facilidades para perderlo”, apunta, para añadir que por eso son imprescindibles las políticas activas de empleo con perspectiva de género, para dotar de herramientas de formación y sensibilización a todas las empresas.

Esenciales también los instrumentos de registro retributivos para acabar con la brecha salarial. “El próximo 22 de febrero se conmemora el día de la Igualdad Salaria, de especial relevancia debido a la pandemia, la cual ha perjudicado más al empleo femenino por ser más temporal y precario”, ha destacado el secretario provincial de UGT, Javier González. Y es que en Castilla-La Mancha las mujeres cobraron un 20,33% menos que los hombres.

Además, solo el 25% de las empresas de la provincia cuentan con un Plan de Igualdad, la mayoría sin registrar. “Este observatorio nos pone una hoja de ruta y una recomendación a seguir”, ha destacado el presidente de FEDA, Artemio Pérez, “necesitamos analizar la situación de desigualdad, lo que no se mide no se mejora, por lo tanto, seguiremos analizando la evaluación de igualdad, un compromiso permanente que es importante radiografiar”.

La delegada provincial de Igualdad, Lola Serrano, ha agradecido la creación de este Observatorio y hablado sobre la necesidad de “luchar contra cualquier discriminación por razón de sexo”. “Basta ya de techos de cristal y suelos pegajosos”, ha añadido.

Por su parte el presidente de la Diputación, Santiago Cabañero, ha asegurado que la igualdad es un “motor de cambio y un instrumento de transformación social” y que sin ella “no habrá avance económico ni social”. “No hay política que combata mejor el despoblamiento que las políticas de género, sin igualdad entre hombres y mujeres no habrá futuro para nuestros pueblos”, ha concluido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here