El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reconocido que tras las fechas navideñas se espera un «incremento de casos» nuevos de coronavirus en la región, si bien ha defendido que se mantendrá la presión asistencial de manera «razonable».

En un acto desde Albacete, el titular del Ejecutivo castellanomanchego ha adelantado además que este mismo jueves se van a adoptar medidas más restrictivas en la localidad de Manzanares, ya que «los indicadores obligan».



En todo caso, ha celebrado la forma de proceder del Gobierno autonómico, ya que en la toma de decisiones «no aspira a ser el más listo de la clase», sino al «premio de la regularidad».

«Mantener el sistema sin altibajos y no estar cada tres días improvisando medidas. Somos una de las comunidades autónomas más permeables en combinar medidas y hay que tomarlas apelando al sentido de la responsabilidad», ha aseverado.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre