El presidente del Colegio de Médicos de Guadalajara, Julio Cuevas, se ha puesto en contacto este mismo lunes con el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, para tratar de fijar una reunión cuanto antes con el fin de abordar los casos de agresiones que sufren los facultativos y estudiar posibles medidas para paliar el problema.



Así lo ha señalado en rueda de prensa el presidente del Colegio después de la agresión sufrida este fin de semana por dos médicos y dos enfermeras durante una guardia en el Centro de Salud de El Casar (Guadalajara), un problema que para Cuevas requiere medidas.

Tras hablar con el interlocutor sanitario, Cuevas ha señalado que uno de los dos supuestos agresores, el que empezó la pelea, ya pasó la noche del sábado en los calabozos y es previsible que a lo largo de estas horas sea interrogado tras la denuncia interpuesta por los facultativos y enfermeros.

El parte médico recoge que uno de los facultativos sufre fractura en la nariz y hematoma ocular y los otros tres presentan hematomas y lesiones de menor consideración, ha añadido Cuevas, quien ha señalado que, por lo que conocer él, anímicamente están «bastante afectados».

En los últimos meses ha aumentado el número de agresiones al personal sanitario en Guadalajara, y si bien en el 2016 no figura ninguna agresión registrada en el Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial, en lo que va de año se conocen siete casos, algo que según Cuevas les produce «estupor».

Según Cuevas, estos compañeros fueron agredidos presuntamente por un paciente que, «al parecer, presentaba signos de estar bajo los efectos del alcohol o alguna otra sustancia», y posteriormente trasladados al Hospital Provincial de Guadalajara donde fueron atendidos de lesiones de diversa consideración.

Estas agresiones comenzaron, al parecer, porque un paciente se enfadó porque durante una cura se le hizo daño, algo que para el presidente de esta entidad no es comprensible.

SIETE CASOS EN CINCO MESES



El presidente no sabe a qué achacar este incremento «notable» en el número de agresiones teniendo en cuenta que en apenas cinco meses se han conocido siete casos, una cifra que considera «espectacular» y que ha generado que los facultativos reclamen más protección.

Las juntas directivas del Colegio Oficial de Médicos y el Colegio de Enfermería ha querido hoy transmitir el mensaje de «tolerancia cero» ante las agresiones al personal sanitario y su absoluto rechazo ante cualquier tipo de violencia.

Además, desde el Colegio de Médicos se ha organizado una sesión informativa conjunta con el Colegio de Enfermería, para el próximo miércoles 25 de octubre, a partir de las 8,15 de la mañana, en el Salón de Actos del Hospital Universitario, con el fin de informar al personal sanitario del centro así como el de Atención Primaria que quiera acudir, sobre este asunto.

También tienen previsto realizar una ronda de visitas por los distintos centros de salud de la provincia para informar a todos los facultativos que no hayan podido asistir a la reunión.

Según Cuevas, aunque la realidad es que todos los profesionales, en algún momento, han sufrido algún caso de «tensión» en su consulta, ha transmitido que aquel que agreda, física o verbalmente al personal sanitario se enfrentará con el peso de la ley dado que desde hace dos años el médico, ya es considerado autoridad, y ha recordado que este tipo de agresiones pueden acarrear penas de cárcel.

Ha recordado también como, para parar este problema se ha puesto en marcha recientemente un protocolo contra las agresiones que contempla la figura del interlocutor policial sanitario.

En la provincia hay dos, y su función es la de observar que centros de salud en los que se detecten más incidencias de agresiones, intensificar sus patrullas de vigilancia.

FIGURA DE MEDIADOR

Al margen, el presidente del Colegio se ha referido a la creación de la figura del Mediador, que actualmente recae en el doctor Carlos Zorzo, y cuya labor pasa por intervenir en los posibles casos de falta de empatía médico-paciente o entre dos facultativos para evitar posibles denuncias.

En las últimas semanas precisamente, Cuevas se ha reunido con el delegado del Gobierno en Guadalajara, José Julián Gregorio, y con el subdelegado del Gobierno en esta provincia, Juan Pablo Sánchez, para tratar sobre este asunto y la figura del interlocutor.

Tanto el Colegio de Médicos como el Sescam se van a personar en esta causa, y según Cuevas, su asesoría jurídica está a total disposición de los compañeros agredidos «para todo lo que precisen».

Cuevas, en nombre de los facultativos agredidos, ha agradecido la actuación rápida del SESCAM para interesarse por lo sucedido.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre