El Ayuntamiento de Azuqueca de Henares (Guadalajara) está trabajando en la puesta en marcha de una instalación para la cría en cautividad de anátidas, con el objetivo de repoblar el humedal azudense y continúa con el proyecto para la recuperación de la cigüeña blanca en la reserva ornitológica.

En enero, se introdujeron en el humedal azudense varios ejemplares de aves procedentes del Centro de Recuperación Cañada de los Pájaros de Sevilla, entre ellos, 14 cigüeñas, a las que se han sumado otros ejemplares del centro de recuperación de la Junta de Comunidades en Castilla-La Mancha, con el objetivo de que críen, según ha informado en nota de prensa el Ayuntamiento de Azuqueca.

El alcalde, José Luis Blanco, que ha visitado la reserva, ha recordado que este equipamiento forma parte de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible del municipio como «generador de biodiversidad», como «aula abierta para la educación ecológica» y como «laboratorio de proyectos medioambientales, en colaboración con entidades como la Universidad de Alcalá de Henares».

En el marco de estos objetivo y a través del proyecto para la implantación de cigüeña blanca, el Ayuntamiento acondicionado una zona vallada para proteger a los ejemplares de los depredadores.

Además, se ha previsto la instalación de una torre de 12 metros de altura con nidos artificiales para favorecer la nidificación y la cría de cigüeñas en el humedal, según ha explicado el técnico municipal de la instalación, Jesús Puebla.

En estos momentos, en la reserva hay seis ejemplares irrecuperables, otros ocho han sido recuperados y puestos en libertad, y una pareja que se liberó hace tres años está criando en las inmediaciones de la Reserva.

REPOBLAR EL HUMEDAL AZUDENSE

Por otra parte, el Ayuntamiento trabaja también en la puesta en marcha de una instalación para la cría en cautividad de anátidas, con el objetivo de repoblar el humedal azudense.

«Es más sencilla la observación de animales criados en cautividad», ha explicado Puebla, que ha detallado que en la Reserva se pueden observar casi una veintena de especies de anátidas.

Algunos de los ejemplares han sido criados en cautividad en la Cañada de los Pájaros de Sevilla, en la Finca Casarejo de Extremadura, en el Parque Natural de la Albufera de Valencia y de Luis Ocaña de Guadalajara.

Por último, el primer edil ha mostrado su satisfacción por el funcionamiento de la Reserva como aula medioambiental. Durante el pasado curso, entre octubre y junio, pasaron por el Centro de Interpretación 2.450 personas, 1850 de ellos, escolares.

«Invito a toda la ciudadanía a que conozca este equipamiento que el Ayuntamiento pone a disposición de los visitantes con el objetivo de difundir nuestra riqueza ambiental, a escasos metros de la autovía», ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here