El extesorero del PP Luis Bárcenas ha señalado este lunes ante el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga la presunta caja ‘b’ del PP que él entregó sobres con dinero de la contabilidad ‘b’ del partido al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, y a los exministros Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, María Dolores de Cospedal, Jaime Mayor Oreja y Federico Trillo. También ha relevado que un abogado próximo al partido le ofreció dinero par cambiar sus ‘papeles’ donde figuraban esas anotaciones.

Durante el interrogatorio del fiscal, Antonio Romeral, Luis Bárcenas ha citado otro nombres de receptores de sobresueldos como el del parlamentario José Miguel Ortí y el del asesor Pedro Arriola.

Además, ha señalado que figuran en la contabilidad paralela los nombres de los ministros Rodrigo Rato y Ángel Acebes, si bien personalmente él no les entregó dinero en mano. Según ha explicado, estos sobresueldos se entregaban de esta manera porque según la ley de incompatibilidades, cuando el PP llega al Gobierno no podían percibir sueldo distinto al de servidor público.

Dado que esto «suponía una merma muy importante en su retribución» el tesorero de entonces, Álvaro Lapuerta, recibe la propuesta de que a partir de ese momento se nivele para igualar con lo que recibían antes de llegar al poder. Por eso se decide completar lo sueldos «con fondos de la contabilidad extracontable».

HABÍA COMPROMISOS QUE «SATISFACER» CON LA CAJA B

Durante su relato de cómo vieron la luz sus anotaciones con la contabilidad paralela, ha explicado que en febrero de 2013 cuando se publican los ‘papeles de Bárcenas’ en El País, es convocado a una reunión en el despacho del abogado Javier Iglesias, entonces letrado de Lapuerta, en la que le plantean la preocupación en el seno del partido por dicha publicación y le proponen volver a repetir esos documentos pero cambiando las cantidades y conceptos «para generar dudas en la opinión pública» de si eran originales o no.

«Me ofrecieron 500.000 euros para cerrar el litigio laboral», ha recordado de esa reunión, tras lo que ha añadido que ese dinero que le ofrecían llegaba de empresarios, y que él se negó porque exigía la cantidad de 975.000 euros, que era lo que le «correspondía» en concepto de indemnización.

Tras detallar esa reunión, las preguntas han girado en torno a la creación y manejo de esa ‘caja B’ del partido. Bárcenas ha explicado que existía porque recibían donativos que superaban los límites permitidos y porque había compromisos «que había que satisfacer de forma no oficial» como retribuciones a determinados cargos electos, pagos a asesores o por ejemplo gastos que habían asumido familiares de concejales asesinados por ETA. «Necesitábamos dinero de esas características para atender pagos de esas características», ha apuntado.

EL ORIGEN DE LOS SOBRESUELDOS EN B: ÁLVAREZ CASCOS

Ante la incredulidad del fiscal Antonio Romeral, que no se explicaba por qué esos gastos no se llevaban con la contabilidad oficial, el extesorero se ha escudado en que era una «instrucción» que recibió su superior, el ya fallecido Álvaro Lapuerta, del secretario general del partido, que en aquel momento era Álvarez Cascos. «Luego ya se mantuvo siempre en el tiempo hasta 2008, cuando cesa Cascos se incorpora el siguiente, le cuenta Lapuerta lo que se viene haciendo con esos fondos y se procede de la misma forma», ha aseverado.

Así, ha apuntado que tras Álvarez Cascos llegaron al puesto Arenas, Acebes o Cospedal, que pasaron a percibir sobresueldos por su cargo, y ha indicado que siempre se informó de todo por parte del tesorero al partido. También ha recordado que además de pagar «retribuciones» a cargos electos, se sufragó también en ‘b’ por ejemplo la campaña electoral de Luis Fraga –sobrino del fundador del PP– cuando se presentó como senador por Cuenca.

También ha recordado gratificaciones en ‘b’ a uno de los imputados, Cristóbal Páez, quien fuera su sucesor al frente de la tesorería del PP. «Se le gratifica por Lapuerta y se le da sobre con determinada cantidad por gratificación por su trabajo, sin que tenga conocimiento de la caja B», ha señalado, para luego añadir que nunca le explicaron, «aunque tonto no es».

Según avanzaba el interrogatorio del fiscal, le han ido exponiendo sus propias anotaciones, los ‘papeles’, para que fuera ratificando que efectivamente habían sido escritos de su puño y letra. Sobre ellos ha comentado que además de las cuentas que llevaba él, Lapuerta llevaba las suyas propias anotadas en tarjetas de visita, y que periódicamente las contrastaban para ver si cuadraban, tras lo cual, ambos firmaban en los apuntes contables de Bárcenas para que quedara constancia de que estaban de acuerdo ambos.

Sobre el origen de la filtración a medios de esa contabilidad, ha indicado que él entregó parte de esas anotaciones al exdiputado catalán del PP Jorge Trias Sagnier en 2011 porque tenían una relación de amistad y porque era un tema que jurídicamente le preocupaba. «En un momento determinado le trasladé la preocupación porque había contabilidad extracontable en el PP y la consecuencia penal que podía conllevar», ha recordado.

Trias le pidió los papeles para poder ayudarle y él le entregó una carpeta con documentos, y ha explicado que esa información fue la que apareció con posterioridad en El País. Tras la publicación, Bárcenas rompe la relación con Trias y le consta por la prensa que él reconoce haber sido la persona que entrega los apuntes a la prensa.

«Yo no le autoricé ni sabía que hubiera hecho copia. Mi sospecha equivocada es que la pudiera haber hecho Páez, y se lo atribuí porque le dejé la carpeta», ha indicado, para luego incidir en que fue Trias Sagnier el que filtró.

EL FIN DE LOS ‘PAPELES’

Preguntado por hasta cuándo se extiende esa contabilidad paralela en el partido, ha explicado que «los papeles del PP» finalizan en 2009 cuando empieza la instrucción de la primera etapa de Gürtel. Ha indicado que se decide liquidar el saldo que hay y entregárselo al presidente del partido.

Así, ha señalado que sólo hay un movimiento siendo él tesorero ya, las entregas a Rajoy y a Cospedal de un sobre a cada uno con la cantidad de 25.000 euros. Ese dinero procedía de un donativo de 50.000 euros relacionado con que la sede nacional sufrió un embargo de 70.000 euros como consecuencia de una deuda del partido en Pontevedra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here