El fin de semana y los días de La Constitución (6 de diciembre) y de La Inmaculada (8 de diciembre) estarán marcados por el tiempo plenamente invernal que provocará la llegada de la borrasca atlántica ‘Dora’, que dejará precipitaciones generalizadas, vientos, fuerte oleaje, nevadas en cotas bajas y temperaturas muy frías, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología.

Así, el temporal atlántico afectará a la Península y a Baleares desde este viernes, al menos hasta el domingo, ya que la borrasca Dora soplará con vientos fuertes, dejará «acusados» descensos de temperatura y abundantes heladas, así como mal estado de la mar, precipitaciones abundantes y nevadas en zonas de montaña y sus áreas cercanas.

De momento, los efectos de ‘Dora’ ya se han notado en la Península, ya que según el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado a Europa Press que en las últimas horas del jueves se registraron rachas huracanadas en el litoral del norte, donde se han alcanzado vientos de 133 kilómetros por hora en Estaca de Bares (La Coruña); 126 kilómetros por hora en Machichaco (Vizcaya) durante la madrugada.

También se registraron rachas casi huracanadas, de 118 kilómetros por hora en los Cabos Busto y Peñas, en Asturias. Esos vientos, según ha añadido, han provocado un «importante» temporal de mar, con olas de más de ocho metros en la boya de Villano Sisargas y en la de Estaca de Bares, ambas en La Coruña.

Asimismo, ha añadido que las temperaturas nocturnas subieron por la mayor nubosidad pero el ambiente ha sido muy frío y se ha alcanzado -7 grados centígrados (ºC) en cotas altas de Pirineos y mínimas de -4 o -5ºC en la cordillera Cantábrica y en el Sistema Central.

Este viernes, las lluvias acumulan intensidad muy fuerte en Canarias y especialmente en sus islas occidentales, entre las 8.00 horas del jueves y las 08.00 horas del viernes se han acumulado hasta 40 litros por metro cuadrado.

En concreto, prevé que las precipitaciones serán casi generalizadas el viernes, mientras que el sábado y el domingo afectarán a casi todo el tercio norte, Baleares, Melilla, Estrecho y zonas de montaña.

Así, señala que podrán ser localmente fuertes o persistentes en los litorales de Galicia y del Cantábrico y espera nevadas abundantes en áreas de montaña y la cota de nieve se situará baja, ya que oscilará entre los 400 o los 800 metros dependiendo de las zonas y se podrán acumular hasta 15 centímetros de nieve en el área cantábrica y el Pirineo central y, ocasionalmente y de forma puntual, en zonas más bajas de la Meseta.

En este contexto, Del Campo pide «mucha precaución» sobre todo en las zonas litorales este viernes porque el temporal marítimo será «importante» en el Cantábrico, y avisa de riesgo extremo en La Coruña, donde las olas pueden superar los 8 metros de altura y superarán los cuatro o cinco metros en el Mediterráneo.

En Baleares seguirán los vientos muy fuertes con rachas de más de 90 o 100 kilómetros por hora en el Cantábrico y rachas de 80 kilómetros por hora en el sur de Andalucía e interior del sureste peninsular.

Todo ello irá acompañado por un descenso de las temperaturas de cuatro a cinco grados centígrados respecto a las del jueves.

La AEMET prevé que sin embargo el sábado y el domingo las nevadas ya sean menos intensas ya que se restringirán a las zonas de montaña del norte y al sureste de la Península.

Respecto a las temperaturas, prevé un descenso acusado hasta situarse en valores «anormalmente bajos» para estas fechas y helará en la mayor parte del interior de la Península, excepto en el cuadrante suroeste, siendo localmente fuertes en Pirineos.

De hecho, el portavoz precisa que las temperaturas se quedarán por debajo de 10ºC en «prácticamente toda la Península» excepto en el litoral Mediterráneo y en puntos de Extremadura y Andalucía. «Serán valores que se quedarán entre 5 y 10 grados por debajo de lo normal para esta época del año», comenta.

Los vientos soplarán de componente oeste, fuertes o con intervalos de fuerte en zonas de costa y montaña.

Por su parte, Canarias quedará algo al margen de este temporal, ya que se espera que soplen vientos alisios, aunque también serán probables las precipitaciones acompañadas de tormenta en las islas más montañosas y serán menos probables y más débiles en las islas orientales.

El domingo subirán un par de grados las temperaturas, pero seguirán las heladas y se mantendrá el ambiente frío y desapacible en el interior y los vientos soplarán del oeste fuertes, sobre todo en la mitad oriental peninsular.

En cuanto a la próxima semana, la AEMET contempla que desde el lunes hasta el domingo, tanto la Península como Baleares sigan bajo la influencia de varios centros de bajas presiones, aunque la incertidumbre aumenta gradualmente.

El lunes se marcha Dora, pero llegará una «nueva y profunda borrasca atlántica» que se descolgará hasta situar su centro en el Golfo de Vizcaya. Del Campo espera el lunes la llegada de un activo sistema frontal asociado a esta nueva borrasca barrerá la Península de noroeste a sureste, y dejará lluvias a su paso que serán fuertes y persistentes en Galicia, noroeste de Castilla y León y área cantábrica y menos intensas en el resto de la mitad occidental y zona centro y apenas llegarán al área mediterránea.

Durante el lunes y martes las precipitaciones serán casi generalizadas, pero a partir del miércoles afectarán sobre todo a la cornisa cantábrica, Baleares, Melilla y el área del Estrecho, pudiendo llegar a ser localmente fuertes y/o persistentes en el Cantábrico.

En el resto de la Península, aunque serán en general menos probables que en los días anteriores, hay un amplio margen de incertidumbre para esperar precipitaciones en el tercio noroeste y sierras del sudeste, así como el jueves y viernes en toda la vertiente atlántica e interior nordeste. En el área mediterránea peninsular serán poco probables.

Las nevadas podrán aparecer en las zonas altas del tercio norte de la Península pero la cota de nieve irá subiendo a lo largo de la semana. Respecto a las temperaturas, la AEMET pronostica que subirán el lunes, pero volverán a bajar el martes y el miércoles y ya a partir del jueves empezarán a subir de manera progresiva.

Sin embargo, las heladas afectarán a las zonas altas de la mitad norte y del sudeste peninsular y podrían ser localmente fuertes en Pirineos. También pueden registrarse con probabilidad algunas heladas débiles en la meseta norte y en el este de Castilla-La Mancha.

Por último, indica que los vientos serán intensos del oeste y noroeste, con intervalos de fuerte en litorales, zonas de montaña y en Baleares.

En Canarias serán probables las precipitaciones en el norte de las islas de mayor relieve y no se descartan en el resto. No se esperan grandes cambios de temperaturas y soplarán los vientos alisios.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre