Julio de 2020 ha sido el tercer julio más cálido desde que hay registros, por detrás de 2015 y 2006, que también se produjeron en este siglo y ha terminado con un carácter «muy cálido y seco», con las segundas temperaturas máximas más altas de la historia y abundantes récords términos, al tiempo que fue un mes en su conjunto seco, con precipitaciones debidas en su mayor parte a tormentas, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que lo sitúa como el octavo más seco de este siglo.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado que a final de mes una ola de calor se propagó hasta principios de agosto y dejó «récords absolutos de temperatura», es decir, que se alcanzaron valores nunca antes vistos en esas localidades.


Globalcaja – Hipotecas
Bogas Bus

Además, ha destacado que hasta el momento, ocho de los diez julios más cálidos se han registrados en el presente siglo y de ellos, seis de los diez más cálidos en la década actual. En cuanto a las precipitaciones, ha apuntado que en general fueron escasas y en forma de chubascos tormentosos, más bien dispersos.

En concreto, julio ha tenido una temperatura media de 26 grados centígrados (ºC), cuando lo normal en España para el periodo de referencia (1981-2010) son 24ºC.

De este modo, el portavoz subraya que fueron «especialmente» elevadas las temperaturas máximas diarias que estuvieron 2,3ºC por encima de la media, por lo que ha sido, por detrás de 2015, el segundo julio con máximas más altas desde que hay registros.



Por áreas geográficas, tuvo un carácter «extremadamente cálido», es decir, el más caluroso de la serie en el suroeste de la Península, en el oeste y sur de Castilla y León y en zonas del centro y sur de Galicia.

En el resto de la España peninsular resultó muy cálido, excepto en algunas zonas del Cantábrico, valle del Ebro, Cataluña, Valencia y Murcia, donde fue cálido, llegando a ser normal en algunos puntos del interior del País Vasco y de Navarra. En Baleares resultó en conjunto cálido, mientras que en Canarias fue muy cálido, llegando a resultar extremadamente cálido en zonas altas.

En todo caso, las temperaturas más altas del mes de julio se alcanzaron en la ola de calor de final de mes, que comenzó el 25 de julio y se extendió por la Península y Baleares hasta el 2 de agosto.


Bogas Bus

Esos días se alcanzaron en observatorios principales 43,9 ºC el 26 de julio en Córdoba-aeropuerto; 43,3ºC en Granada-aeropuerto ese mismo día y los 42,7 ºC de Morón de la Frontera el día 20, con 42,5ºC en Toledo el día 27.

Asimismo, se superaron también los 40ºC en «gran parte» del cuadrante suroeste de la península y en puntos del sureste, interior del valle del Ebro, Cantábrico oriental e isla de Mallorca.

El portavoz califica de «inusuales» las elevadas temperaturas alcanzadas en el País Vasco en los últimos días del mes, cuando llegaron a registrarse 42,2ºC en Fuenterrabía y 41,5ºC en Bilbao aeropuerto el día 30 de julio.



Durante esta treintena, en nueve estaciones principales de AEMET, la temperatura media mensual fue la más alta para un mes de julio desde el comienzo de sus series, al tiempo que en trece estaciones principales la temperatura media de las máxiimas diarias fue la más alta para un mes de julio desde que hay registros. En las estaciones de Fuenterrabía y Burgos-aeropuerto, la máxima absoluta registrada en el mes fue la más alta para un mes de julio desde el comienzo de las series, con 42,2 ºC el día 30 y 38,8 ºC el día 27, respectivamente. En Hondarribia se superó el anterior valor más alto de la serie en 1,8 ºC.

Las mínimas más bajas se dieron en Lugo-aeropuerto, con 4,8ºC el día 3; Vitoria-aeropuerto, con 5ºC el día 4; Burgos-aeropuerto, con 5,7 ºC también el día 4, y León, donde se midieron 6ºC el día 3.

A ese respecto, destaca que en tres estaciones principales la temperatura media de las mínimas diarias fue la más alta para un mes de julio desde el comienzo de la serie, mientras que en la estación principal de Granada/aeropuerto la temperatura mínima registrada el día 12, de 24,9ºC, resultó la más alta para un mes de julio desde el comienzo de la serie.

EL OCTAVO JULIO MÁS SECO DEL SIGLO XXI


Bogas Bus

En contraste a las altas temperaturas el mes estuvo marcado por las escasas precipiaciones, que dejan un julio con un carácter «seco» con una precipitación media en España de 14 litros por metro cuadrado, que equivale al 70 por ciento del valor promedio de referencia, que es de 20 litros por metro cuadrado. Se ha tratado del vigésimo mes de julio más seco desde el comienzo de la serie en 1965 y del octavo más seco del siglo XIX.

Por zonas, las lluvias fueron muy desiguales, de modo que fue un mes húmeo o muy húmedo en el este y sur de Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía central y oriental, Murcia, centro de la Comunidad Valenciana y en puntos de Castilla y León y del norte de Cataluña.


DO La Mancha 700×200

Por el contrario fue seco o muy seco en la mayor parte de Galicia, cornisa Cantábrica, Navarra, norte y centro de Aragón, sur de Cataluña y en puntos de Andalucía occidental y del sur de la Comunidad Valenciana.

Incluso en algunas zonas del oeste de Galicia y del interior de Asturias resultó extremadamente seco. En Baleares, por su parte, las precipitaciones fueron muy variables aunque finalmente terminó con un balance conjunto de mes normal, mientras en Canarias predominó el carácter normal.



La Aemet indica también que hubo algún episodio de precipitaciones intensas, los días 1 y 2, con precipitaciones en el Cantábrico oriental y en la mitad norte de Cataluña, aunque más intensas en esa zona.

También ha apuntado otro episodio, que se produjo los días 8 y 9, con tormentas intensas en puntos aislados del interior de la Península; y los días 11 a 14 de julio, en los que hubo precipitaciones de cierta intensidad en el norte y este de la Península.

Los registros de precipitaciones máximas e observatorios principales son los de Barcelona-aeropuerto, con 52 litros por metro cuadrado el día 2; Segovia, con 40 litros por metro cuadrado el día 8; Gerona-aeropuerto, con 26 litros por metro cuadrado el día 2 y Bilbao-aeropuerto, con 16 litros por metro cuadrado el día 11.

En cuanto a la precipitación total del mes, resaltan los valores inusualmente bajos que se registraron en algunas zonas de Galicia y del Cantábrico. De hecho, en las estaciones de Pontevedra durante todo el mes se ha contabilizado una precipitación de 0 litros por metro cuadrado; de menos de 0,1 litros por metro cuadrado en Vigo-aeropuerto y de 0,4 litros por metro cuadrado registrados en Santiago de Compostela-aeropuerto.

De hecho, en esas tres estaciones junto con la de Santander, donde cayeron 13 litros por metro cuadrado, este ha sido el mes de julio con la precipitación total más baja desde el comienzo de sus respectivas series.


EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre