La parada programada en las áreas de Petroquímica Básica (Olefinas) y en las plantas de Química Derivada (Polipropileno, Polietileno de Baja Densidad/EVA y Polioles/Butadieno) del complejo industrial de Repsol en Puertollano (Ciudad Real) ha finalizado cumpliendo los objetivos previstos en seguridad, plazos de ejecución e inversiones realizadas.

Repsol ha invertido un total de 107 millones de euros a lo largo de un mes y medio en el que se han realizado más de 500 trabajos de mantenimiento e inspecciones técnicas en más de 300 equipos, así como importantes proyectos orientados a incrementar la eficiencia energética de las instalaciones, la fiabilidad y la competitividad del Complejo Industrial, según ha informado la compañía en una nota.

Durante los más de 45 días que ha durado la parada, han intervenido más de 60 empresas auxiliares, la mayoría de la comarca de Puertollano. Con un volumen de trabajo de 450.000 horas-hombre, han participado más de 700 trabajadores de empresas especializadas, con puntas que han llegado a superar las 1.400 personas.

Repsol subraya que la seguridad ha sido el objetivo prioritario durante la parada. Más de 75 profesionales de Repsol y expertos en prevención de las empresas auxiliares han formado parte del Grupo de Coordinación de Seguridad, encargado de la vigilancia, supervisión y prevención de los trabajos. Además, se han llevado a cabo cursos de formación sobre trabajos específicos en seguridad y se ha hecho hincapié en reforzar las medidas de prevención e higiene ante la Covid-19.

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

«Tras esta parada, el área Química del Complejo Industrial de Repsol en Puertollano avanza en los objetivos planteados en el Plan Estratégico 2021-2025 de Repsol incrementado la eficiencia energética de sus instalaciones con la reducción de emisiones de dióxido de carbono, apostando por proyectos de economía circular y reforzando la competitividad y especialización del área Química de este centro industrial», ha señalado la empresa.

Uno de los proyectos más relevantes que se han realizado durante esta parada ha sido la sustitución de la turbina de vapor que acciona el compresor principal de la planta de Olefinas por un motor eléctrico de alta eficiencia. A juicio de Repsol, esta inversión permite reducir las emisiones de dióxido de carbono del complejo industrial en más de 68.000 toneladas al año, lo que equivale a la absorción de dióxido de carbono de 8,5 millones de árboles.

Otro de los proyectos destacados que se han llevado a cabo en el área de Química Derivada ha sido la optimización de la planta de Polipropileno para incrementar la competitividad. Con este proyecto se aprovecha al máximo la capacidad de producción de la unidad y permitirá fabricar nuevos grados especializados, ha desgranado la compañía. La inversión se ha completado, entre otras tareas, con la instalación de una nueva antorcha con mejoras en seguridad y protección medioambiental.

«La tecnología y la digitalización han sido uno de los principales aliados en esta parada programada, en la que se han utilizado tecnologías innovadoras orientadas a incrementar la seguridad de las operaciones y de los trabajos diarios», ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here