El alcalde de Daimiel (Ciudad Real), Leopoldo Sierra, ha confirmado que seguirá trabajando desde casa durante el aislamiento domiciliario que se prolongará en los próximos días, a la espera de los resultados de la PCR a la que se ha sometido este lunes en el Centro de Especialidades Diagnóstico y Tratamiento (CEDT).

Sierra gestionará los trámites que requieran su firma «para que ningún vecino se vea perjudicado» por esta situación. «Ya he hablado con la secretaria y puedo seguir firmando electrónicamente, y en caso de que hiciese falta mi firma física, me traerán la documentación a casa», ha explicado a Radio Daimiel, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.



Además, la Junta de Gobierno semanal se podría celebrar en segunda convocatoria el próximo miércoles a través de una plataforma telemática que preparan los servicios informáticos.

El alcalde ha comentado que los servicios de rastreo fueron los que le comunicaron este aislamiento obligatorio al tratarse de uno de los contactos directos del portavoz del equipo de Gobierno y concejal de Hacienda, Jesús David Sánchez de Pablo, que dio positivo por COVID-19 este sábado.

Sierra ha informado que éste «ya se encuentra mucho mejor» después de un par de días con la sintomatología propia de la enfermedad. Por el momento, ni el alcalde ni los otros dos concejales confinados por las mismas circunstancias, el concejal de Obras, Jesús Javier Villar y el concejal de Deportes, Román Ortega, han tenido síntomas y «se encuentran bien» en sus respectivos domicilios, tras someterse esta mañana a la PCR.



Estas circunstancias han motivado la suspensión del pleno ordinario de noviembre donde se iban a aprobar las ordenanzas fiscales para 2021. Un punto que condiciona la nueva fecha de este debate ya que «una vez aprobadas en pleno hay que cumplir unos plazos de exposición pública».

El alcalde ha indicado que la secretaria y el interventor ya están trabajando en un calendario que, respetando la cuarentena de los concejales, permita que las modificaciones fiscales entren en vigor a partir del 1 de enero.

AISLAMIENTO DE MÁS DE 500 ALUMNOS

En la entrevista, Leopoldo Sierra ha mostrado su preocupación por el aumento de casos que se ha detectado en el municipio y que, tras el cribado del pasado viernes, han motivado el aislamiento domiciliario de los más de 500 alumnos del IES Juan D’Opazo y la suspensión de la docencia presencial. Sierra ha confirmado que se han detectado «20 positivos repartidos en varios grupos».



El alcalde ha comentado que «el centro funcionaba perfectamente y las medidas se estaban cumpliendo», pero a pesar de ello, y como en el resto del municipio, el virus se ha expandido con rapidez desde el 20 de octubre.

Así las cosas, Sierra ha pedido a los daimieleños que cumplan con las medidas más restrictivas que están en vigor desde la pasada semana y, en especial, con los confinamientos que, como en su caso, se están produciendo. «Estoy convencido de si hacemos las cosas bien, pronto bajará el número de casos», señalaba.

Durante el fin de semana, las visitas al Cementerio Municipal han seguido a rajatabla las medidas de control impuestas y no ha habido problemas. Algo que sin embargo no ha ocurrido así con varios grupos de jóvenes que, coincidiendo con la celebración de Halloween, han tenido un comportamiento inadecuado.



La Policía Local ha acudido, alertada por los vecinos, a domicilios donde se estaban «celebrando fiestas con más personas de las permitidas». Además, se ha detectado a «más menores con bebida alcohólicas» y otros se han dedicado a ensuciar varias fachadas tirando huevos, hecho que recriminaba. Sierra apelaba a los padres para eliminar estos actos que «se van a investigar y denunciar».

El alcalde recalcaba que «no me cabe duda de que son una minoría, pero que esa minoría que aprenda a comportarse», ha concluido.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre