La Feria Nacional del Vino (Fenavin) de Ciudad Real sigue más viva que nunca y, a pesar del año de pandemia, sigue siendo una cita marcada en rojo en el calendario del sector bodeguero español.

Así lo pone de manifiesto el éxito alcanzado en las inscripciones registradas en la primera semana de plazo para participar en la edición aplazada de 2021, que se celebrará entre el 10 y el 12 de mayo de 2022 en un espacio remodelado y con una dimensión similar a la de la última convocatoria de 2019: más de 32.000 metros cuadrados y cerca de 2.000 bodegas.

Sólo en siete días desde la apertura de solicitudes (el plazo se abrió el 1 de junio), la organización de la feria ha contabilizado un total de 165 inscripciones, que posibilitarán la presencia de 528 bodegas, el 25% de las 1.946 presentes hace dos años.

En concreto, según ha informado Gonzalo Redondo, vicepresidente Promoción Económica de la Diputación de Ciudad Real, promotora del emblemático evento comercial desde 2001, han anotado 132 registros individuales -con su stand propio- y 33 solicitudes agrupadas, con una media de entre 12 y 15 firmas por espacio. Así, la multiplicación de estas peticiones colectivas –DOs, vinos de pago, o comunidades autónomas- por el mínimo de 12 empresas por cada expositor común, dan como resultado 396, que sumadas a las 132 individuales alcanzan las más de 500 bodegas apuntadas hasta ahora.

Redondo ha mostrado su satisfacción por esta positiva respuesta del lado del mundo vinatero nacional, en buena medida “por la expectación” surgida ante la muestra postpandémica del próximo Fenavin.

Esta oferta, ha puntualizado Redondo, se ajustará a la demanda, es decir, a la presencia de compradores internacionales, sector al día de hoy “más complejo” de organizar por el escenario de crisis sanitaria.

La proyección del número de países participantes y de sus profesionales estará marcada por “la evolución de la pandemia a nivel global», ha explicado el diputado, que a día de hoy desconoce si tendrán posibilidad de poder atraer a los 4.225 operadores foráneos de 104 países que estuvieron presentes en 2019.

Así, la convocatoria dirigida a estos compradores se abrirá después del verano, ha indicado Redondo, periodo en el que prevén iniciar «el diseño de la estrategia para garantizar la seguridad sanitaria de la feria”.

“Por ahora es aventurado hablar de países”, pues “depende de la situación de España y del resto del mundo”, ha incidido.

Con todo, el objetivo es “acompasar la oferta y la demanda y no sobredimensionar ninguna de las dos”.

Inauguración del atrio del recinto ferial

Los buenos datos de inscripción para la décimo primera edición de Fenavin se produce días antes de la inauguración del atrio del remodelado pabellón ferial de la capital ciudarrealeña, propiedad de la Diputación provincial, donde desde hace 20 años se celebra el gran certamen del vino español.

El acto de apertura está previsto para este 10 de junio a las 10,30 horas, y contará con la presencia de Emiliano García-Page, presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Manuel Caballero, su homólogo en la Diputación provincial, anfitriona del evento, y Pilar Zamora, alcaldesa de Ciudad Real, entre otros representantes institucionales.

Será el pistoletazo de salida de la puesta en marcha de una nueva infraestructura, accesible y dotada con los últimos avances tecnológicos, acorde a las demandas expositivas, sociales y culturales de una capital como Ciudad Real en pleno siglo XXI.

Redondo ha reiterado la importancia del proyecto de reforma y adecuación del pabellón ferial existente para dar una solución definitiva a diferentes y ambiciosas muestras feriales, principalmente Fenavin, sin cambiar la localización.

Por ello, la obra que lleva en marcha varios años pretende habilitar el máximo espacio expositivo entre los aprovechamientos de los pabellones actuales –rehabilitados en las dos primeras fases- y los de los tres nuevos inmuebles que se proyectan en la tercera fase, a punto de adjudicar.

El atrio que mañana se inaugura se corresponde con la primera parte de la actuación, y se centra en el antiguo patio, ahora cubierto. Ha sido habilitado como un espacio ‘noble’ que dará la bienvenida del complejo y acogerá parte de Fenavin, además de otras manifestaciones culturales como conciertos, conferencias y exposiciones.

La segunda fase, casi finalizada, abarca las instalaciones del auditorio y la cafetería, y se ubican entre el antiguo pabellón y el IES ‘Atenea’.

La última actuación, la más costosa, con 9,8 millones de euros, supondrá la construcción de tres pabellones en una finca de 10.000 metros cuadrados que la Diputación adquirió en 2017, y discurre entre el actual recinto y la Iglesia San Juan Bautista.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here