Una mujer de 63 años de edad, que llevaba varios días en cuarentena, ha sido encontrada muerta en su domicilio, situado en la calle Alonso Quijano de la localidad ciudadrealeña de Campo de Criptana.

El cuerpo sin vida de la mujer, quien vivía sola, fue encontrado por agentes de la Policía Local quienes junto con los bomberos del Parque de Alcázar de San Juan se personaron en el domicilio tras la autorización del juez de guardia y el previo aviso de los vecinos, quienes llevaban días sin verla, procediendo al derribo de la puerta.



Según han confirmado a manchainformacion.com y Europa Press fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la mujer se encontraba en aislamiento domiciliario tras haber llamado en días pasados al teléfono de información por posible contagio de COVID-19.

Los bomberos, al acceder a la vivienda, han tenido que activar el protocolo de protección del coronavirus y han tenido que acceder con EPIS. Al suceso también han acudido agentes de la Guardia Civil y de los servicios sanitarios, quienes solamente han podido certificar la muerte de la mujer.

Según las mismas fuentes, la última vez que la mujer dio señales fue el pasado sábado, día 21 de marzo. Este martes, los propios vecinos han sido quienes han dado el aviso, activándose el protocolo de actuación previsto en estos casos.


EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre