El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ha asistido a la inauguración de la exposición ‘Ciudad Real VI Centenario. Una ciudad en la historia’, exposición que conmemora los 600 años de la concesión del título de ciudad a la por entonces Villa Real.

Una muestra organizada por el Ayuntamiento de Ciudad Real, en la que también han estado presentes el rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Julián Garde, el presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, y la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez.



Comisariada por los catedráticos de la UCLM Francisco Ruíz, Porfirio Sanz, Francisco Alía y Félix Pillet, junto al presidente del Instituto de Estudios Manchegos, Alfonso Caballero Klink, la exposición hace un recorrido completo por la historia de la capital desde que en 1420 recibiera el título de “ciudad” de manos del rey Juan II de Castilla.

De forma, interactiva, didáctica y accesible, la muestra a través de tres salas del museo refleja el desarrollo económico, político y social desde su fundación hasta nuestros días, y concluye con una mirada hacia el futuro realizada por los propios vecinos.



Prevista para el año pasado, el aplazamiento por la pandemia ha hecho que la puesta de largo de esta exposición sea en 2021 en el que se celebra el VIII centenario del nacimiento de Alfonso X el Sabio, fundador de la ciudad.

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, destacaba cómo “un pueblo que pierde su cultura, su historia, que olvida su camino, su identidad, pierde la capacidad de imaginar y soñar, y no puede planear bien su futuro y Ciudad Real sigue soñando, sigue trabajando, tiene un gran futuro planteado con las raíces sólidas de nuestra historia”.



“Una magnífica iniciativa”, destacaba el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, “al conmemorar los hechos relevantes pasados, que nos ayudan a interpretar mejor el presente y, sin duda, a afrontar mejor el futuro”.

“Me interesa la reflexión que se produce en torno al pasado, en torno a los hechos y decisiones que han tomado los gobernantes en cada momento y las repercusiones que han tenido para los hombres y mujeres de ese tiempo, y si duda también del futuro”.



Caballero destacaba algunos hechos que han sido trascendentes para la ciudad, “que no son de hace 600 años, pero que han tenido mucha importancia en su crecimiento, consolidación” como el tren de Alta Velocidad, la Universidad o el Hospital General Universitario.

“Estoy convencido que en esa aportación a lo que será la transformación y percepción de la ciudad en el futuro también estará el Plan de Modernización 2025 donde las administraciones hemos hecho un esfuerzo de sumar para conseguir mejorar la vida de los hombres y mujeres de esta ciudad, y del conjunto de la provincia”.



Una exposición, en definitiva, “que nos ayudará a recordar nuestros orígenes y mantener firme y orgullosa nuestra identidad”, concluía.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte ponía en valor el contenido patrimonial e inmaterial de Ciudad Real, que recoge la exposición, así como su proyección educativa para conocer la historia de la ciudad y la región, destacando cómo “la cultura siempre es un hogar, y sin ella estaríamos huérfanos y desamparados”.



Un recorrido por la historia. Estructurada en torno a tres salas del museo, la exposición hace un recorrido a través de paneles explicativos desde los orígenes y la fundación de Ciudad Real, en 1255 por Alfonso X el Sabio, al desarrollo que experimentó la ciudad entre los siglos XV y XVIII, hasta llegar a la historia contemporánea, del siglo XIX al XX, para desembocar en hitos tan importantes como la llegada del AVE, la implantación de la universidad o la creación del Hospital General.

La exposición aúna además elementos arqueológicos destacados de la historia de Ciudad Real como urnas funerarias pertenecientes, sobre todo, a la necrópolis de Alarcos, junto a puntas de lanza y cerámicas almohades.



La carta Puebla de 1255 también está expuesta, junto al Códice original de las Cantigas de Santa María, cedido por la Diputación, y piezas de arte como un óleo de la Inmaculada Concepción, además de bustos de Quijote y Sancho, realizados por Felipe García Coronado.

La exposición, que permanecerá en el Museo López-Villaseñor hasta el próximo mes de octubre, tiene un horario de visitas de lunes a viernes de 10:00 a 22:00 horas, los sábados de 10:00 a 13:45 horas y de 17:00 a 19:45 horas, y los domingos de 10:00 a 13:45 horas.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre