Un miércoles de septiembre nos dirigimos a conocer la “perrera” de la asociación protectora de animales y medio ambiente (Apayma) de Argamasilla de Alba. Esta asociación nació en 1998, ayuda a diversos animales, especialmente perros, y está situada junto al “malecón” de Argamasilla de Alba.

Llegamos a la asociación, hemos hablado de que nos acercábamos a eso de la una pasada, nos reciben dos de sus miembros, Sidi y Jennifer, que de forma amable y divertida nos abren las puertas de su espacio, arrecia el sol mañanero de septiembre, ese que pica y que se mezcla los olores del mosto y las moscas.



Apayma es una protectora de animales, que ha ido creciendo poco a poco en esta localidad manchega, de manos de los socios, amigos, conocidos y del ayuntamiento. Al abrirnos la puerta de la “sede” o “la perrera” como la queramos denominar, nos encontramos un espacio amplio, sobrio y limpio. A la derecha observamos una caseta donde se guardan “bartules” y piensos, de frente encontramos los espacios que ocupan los distintos perros. Preguntamos a los dos miembros de Apayma, y nos dicen que hay más de cien perros en sus instalaciones, de los cuales unos quince son cachorros, a los cuales, limpian, alimentan, y desparasitan. La verdad es que, vimos un lugar en buenas condiciones, sin lujos, pero amable.

Para nuestra sorpresa, nos encontramos a distintas razas de perros, con distintas edades, pesos, tamaños (pequeños, grandes, medianos), con raza y sin ella, pero, al fin y al cabo, seres vivos, animales que merecen respeto y atención de la sociedad que los acoge.


AMFAR  – Fin de Año

Los cachorros, y los perros nos empiezan a rodear, nos olisquean y quieren jugar; una Galga le pone las “patejas” en el polo al bueno de Benito, un pastor alemán hace lo propio, con el que suscribe, mientras… pienso en que me va a decir mi madre cuando llegue a mi casa y me vea las huellas en el polo negro que llevo. Comenzamos el dialogo con una de las voluntarias.

El papel esencial del voluntariado

Jennifer Aguado, es una de las jóvenes voluntarias de Apayma, es vecina de Argamasilla y lleva dos años y medio como voluntaria en la asociación. Ella nos resume de una forma práctica la labor de Apayma “recogemos a los que abandonan, intentamos ayudar a las personas que tienen algún problema con sus animales”. Este refugio de perros tiene, nos cuenta, “ciento veinte, ciento treinta perros”, “los gatos están en “el molino” de la localidad”.



Jennifer nos explica como es un día cualquiera para una voluntaria como ella: “darles comida, darles cariño, peinarles, y si veo alguno enfermo llevarle al veterinario, hacer sombras para que los animales estén frescos, tejaillos, etc”.

Son necesarios más voluntarios: ¡Apúntate!

Jennifer, nos señala en nuestra charla que “hacen falta más voluntarios para dedicarles más tiempo a los perros, para estar con los perros”, “en limpieza, vamos bien”. La voluntaria nos señala que las personas pueden colaborar, “trayendo pienso, lejía, sacar algún perro, ser casa de acogida, avisar si ven algún animal en la calle, recogerlo y traérnoslo”.

Adoptar con responsabilidad a perros de Apayma, la clave


AMFAR  – Fin de Año

Seguimos conversando con Jennifer y le preguntamos que tiene que hacer una familia o una persona para poder adoptar uno de los perros que hay en la perrera de Apayma. Ella nos señala que la asociación establece un dialogo con la familia para ver en qué condiciones va a vivir el animal, y determinar así la viabilidad de la adopción. Jennifer nos explica que los horarios de visita de la perrera son de 8 a 14 horas de lunes a domingo, aunque puedes seguir su actividad a través de la comunidad de FACEBOOK Apayma Argamasilla de Alba.

Nos despedimos de Sidi y de Jennifer, tras hacer unas fotos (que os dejamos) de los cachorros que hay en la perrera y que os animamos a adoptar.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre