Los vendedores ambulantes han exigido al Gobierno de Castilla-La Mancha que apruebe una normativa específica para el sector a fin de que, en esta crisis sanitaria, no dependan solamente de la decisión de los ayuntamientos. Además, piden equipararse al resto de comercios a la hora de poder desarrollar su actividad en época de COVID-19.

«Lo que no puede ser es que tengamos mercadillos cerrados al cien por cien, otros que vayamos cada 15 días y otros que vayamos una vez al mes. Se trata de hacer una normativa regulada para que todos los ayuntamientos nos traten de la misma manera», ha enfatizado José Luis Varela, vendedor ambulante y portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrigueras, quien ha ofrecido una rueda de prensa junto al presidente de la Asociación de Vendedores Ambulantes de Castilla-La Mancha, Diego Vicente Jareño, y el coordinador de IU en la región, Juan Ramón Crespo.

Según ha defendido, los vendedores ambulantes son profesionales de su trabajo y cumplen con todas las normas que pone sanidad. Además, ha querido dejar claro que ellos son comerciantes al igual que una tienda local o un gran comercio. «Pedimos que nos traten de la misma manera», ha dicho Varela, quien ha denunciado que las grandes superficies estarán abiertas los sábados y los domingos hasta después de Reyes y «a nosotros no nos dejan ir a trabajar», ha lamentado.

De su lado, el presidente de la Asociación de Vendedores Ambulantes de Castilla-La Mancha, Diego Vicente Jareño, ha denunciado el «trato discriminatorio y desleal» que está recibiendo el sector por parte de todas las administraciones y ha solicitado que se les iguale al resto de sectores comerciales y se les permita trabajar.

«No tiene sentido que en cualquier sitio cerrado sin ventilación se le permita su actividad y a nosotros se nos restringa y en muchos ayuntamientos se nos cierre estando al aire libre», ha advertido.


Advertisement
DO La Mancha 700×200

Por último, el coordinador de IU en Castilla-La Mancha ha apoyado las «justas» reivindicaciones de un sector que genera muchos puestos de trabajo y «es el sostén» de muchas familias en la región.

Además, ha puesto el valor la labor importante que hacen los vendedores en muchas zonas rurales de Castilla-La Mancha, donde si no fuera por ellos no llegaría calzado, textil o alimentos.

Izquierda Unida registrará preguntas en aquellos ayuntamientos donde «de forma discrecional y sin argumentos» se limita el trabajo de los vendedores ambulantes.


EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre