La inestabilidad y las precipitaciones en «casi cualquier» parte de España marcarán esta semana que tendrá temperaturas normales para estas fechas del año después de un fin de semana en el que los termómetros se quedaron entre 4 y 7 grados centígrados (ºC) por debajo de lo normal en las mínimas, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha detallado que el fin de semana se registraron heladas fuertes en los Pirineos, donde en Cerler (Huesca) se alcanzaron los -10ºC en la madrugada del sábado y -5ºC se registraron en la cordillera Cantábrica, como en Valderrendible y Cubillo de Ebro (Cantabria) y en el este de Castilla y León, como en el Burgo de Osma (Soria) o en Cuéllar (Segovia).



Así, precisa que las mínimas quedaron en general entre 4 y 7ºC por debajo de lo normal para la época del año en la mitad norte y que este lunes se han vuelto a producir heladas, sobre todo en Pirineos y páramos del norte y del centro peninsular, aunque han sido más débiles. «Los próximos días estas heladas desaparecerán casi definitivamente», señala el portavoz que espera la llegada de viento del atlántico, que es «más templado», aunque más húmedo.

Del Campo ha pronosticado que las temperaturas mínimas subirán pero que lo más significativo de esta semana serán los cielos nubosos y la posibilidad de que los chubascos afecten, un día u otro, a «casi cualquier parte» del país.



En concreto, espera que las temperaturas se sitúen en valores normales al menos hasta el miércoles y que se producirá un situación conocida como «pantano barométrico» que consiste en una presión atmosférica «muy similar» en la mayor parte del territorio, en el que predominarán las bajas presiones relativas que estarán acompañadas por la presencia de aire frío en capas altas de la atmósfera.

Esto dará lugar a un ambiente inestable «típicamente primaveral», con chubascos dispersos repartidos por buena parte del país.



Día a día, ha precisado que este lunes la mayor probabilidad de estos chubascos estará en el entorno de la Cordillera Cantábrica, la meseta norte y el sistema Central, aunque también podrían producirse en la zona centro, meseta sur y cuenca del Ebro.

Respecto a las temperaturas, expone que subirán sobre todo en la mitad oriental y que el martes volverán a subir en la mitad oriental las mínimas, pero las máximas bajarán de nuevo al esperarse mayor nubosidad.



El martes las nubes serán abundantes en buena parte de la Península, sobre todo en el norte y en el este, con chubascos dispersos, más probables a partir del mediodía y que pueden ser más intensos y además ir acompañados de tormenta, principalmente en entornos montañosos de los tercios norte y este de la Península.

Tampoco descarta el portavoz que estos chubascos caigan sobre puntos de Castilla-La Mancha y en la zona centro y la menor probabilidad estará en Extremadura y Andalucía oriental.



En cuanto al miércoles, informa de que la inestabilidad seguirá por el norte y este de la península, se extenderá también a Baleares. «En todas estas zonas» habrá posibilidad de chubascos tormentosos, que serán más probables en las áreas de montaña y sus zonas próximas. Por la mañana también habrá lluvias en el Cantábrico.

El portavoz ha pronosticado que el miércoles por la tarde llegará un frente asociado a una borrasca atlántica que dejará lluvias en Galicia, Extremadura, oeste de Castilla y León, de Castilla-La Mancha y el oeste de Andalucía.



Los termómetros «no cambiarán demasiado» aunque podrían bajar ligeramente, con máximas superiores a los 20ºC en buena parte del centro y sur peninsular, así como en puntos del Valle del Ebro e interior de Galicia y comunidades cantábricas.

En cuanto al jueves, explica que la borrasca se acercará más a España y su sistema frontal barrerá de oeste a este la Península y a su paso dejará precipitaciones en la mayor parte de la geografía española, ya que llegarán a Baleares por la noche.



Las lluvias en general serán débiles y dispersas en la mitad oeste, en el centro y mitad oriental de la Península mientras que podrán alcanzar «más intensidad» e incluso ser «localmente persistentes» en las regiones mediterráneas. Por ello, señala que las temperaturas bajarán precisamente la mitad oriental como consecuencia de esa mayor nubosidad y las lluvias.

Por último, Del Campo ha adelantado que el fin de semana lo más probables es que seguirá la influencia de las bajas presiones, con lluvias y chubascos ampliamente repartidos que en principio afectarían el viernes al tercio occidental peninsular y que se extenderán el sábado y el domingo hacia el sur y el este de la Península.

Las comunidades con menor probabilidad de precipitaciones o donde serán más débiles y dispersas entre el viernes y el domingo serán Cataluña y Baleares. Las temperaturas subirán el viernes y el sábado y bajarán el domingo.

Canarias por su parte tendrá cielos nubosos en el norte de las islas de mayor relieve y estará más despejado en el resto. Soplarán vientos alisios hasta el jueves y los vientos girarán más al norte y llevarán archipiélago mayor nubosidad con precipitaciones, sobre todo en el norte de las islas más montañosas. Las temperaturas hasta el jueves no experimentarán cambios aunque a partir de ese día descenderán.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre