UGT Castilla-La Mancha ha exigido, con motivo de la celebración el 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer, la puesta en marcha de mecanismos para acabar con la violencia machista y ha apelado a las empresas para que negocien planes de igualdad que mejoren el clima laboral y erradiquen las situaciones de acoso por razón de sexo.

Según ha indicado en nota de prensa, el sindicato ha constatado que muchas de las personas, en su mayoría mujeres, dedicadas laboralmente a atender a mujeres agredidas están formadas específicamente en género, pero sus condiciones laborales no están a la altura del servicio que prestan.



De ahí que haya instado a que se revise la descripción de puestos de trabajo para que sus condiciones laborales sean acordes con su cualificación profesional, así como una dignificación de las condiciones laborales de estas profesionales porque su papel, ahora mismo, es imprescindible.

Para el sindicato también es prioritario avanzar en la eliminación de las violencias machistas, garantizando la financiación necesaria y el estricto cumplimiento de las medidas acordadas en el Pacto de Estado contra la violencia de género y de los compromisos adquiridos con la firma del Convenio de Estambul.



Como ha recordado, en 2020 en Castilla-La Mancha se registraron un total de 4.142 denuncias por violencia de género, una cifra que representa un descenso del 31 por 100 respecto a 2019, año en el que hubo 6.051 denuncias. Esta tendencia a la baja coincide con lo ocurrido a nivel nacional y es que en España en 2020 hubo 113.615 denuncias frente a las 168.168 de 2019.

Según los datos hechos públicos en el Portal Estadístico de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, 2020 ha roto la tendencia al alza de las denuncias que se venía produciendo desde hace ya más de 10 años.



«La pandemia y la emergencia sanitaria han tenido un papel fundamental en esta evolución y es que la invisibilidad de las víctimas se ha incrementó como nunca en 2020, debido sobre todo al aislamiento y a las mayores dificultades para acceder a los centros de protección», ha destacado.

El descenso de las denuncias de 2020 no refleja una disminución real de los casos de violencia de género y es que en épocas de crisis sucede que el problema se oculta debido a las dificultades de las mujeres a la hora de pedir ayuda.



UGT también ha destacado «la cara más trágica de la violencia de género», que son las muertes de mujeres. En 2020 fallecieron a manos de sus parejas cuatro mujeres en Castilla-La Mancha -una en Albacete, dos en Ciudad Real y una en Toledo-, 45 en toda España.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre