El tiempo veraniego y estable se mantendrá este fin de semana, cuando se pasará de los 30 grados centígrados (ºC) en varias zonas del país y no se esperan precipitaciones, al menos hasta el domingo, cuando la llegada de un frente frío provocará un cambio brusco de la situación meteorológica, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Hasta entonces, apenas se esperan algunas precipitaciones aisladas el viernes por la mañana en el oeste de Galicia, Cantábrico oriental y norte de Navarra y, por la tarde, en zonas de montaña. El sábado a últimas horas puede llover también débilmente en Galicia y en Alborán se esperan chubascos y tormentas.

Las temperaturas seguirán aumentando y serán más altas de lo normal para estas fechas, sobre todo en el norte y el centro de la Península, mientras que los vientos soplarán del sur en el noroeste de Galicia, la cordillera Cantábrica occidental y Pirineos, zonas donde se espera un alto riesgo de incendios.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha indicado que este jueves las temperaturas fueron altas para la época, ya que se alcanzaron 32ºC en el interior de la Comunidad Valenciana y se sobrepasaron los 30ºC en el Valle del Guadalquivir. «Este ambiente cálido va a continuar hasta el sábado, incluso con temperaturas un poco más altas», ha apuntado.

Sin embargo, ha explicado que el domingo por el paso de un sistema frontal asociado a una profunda borrasca situada en el entorno de las Islas Británicas provocará un «importante cambio de tiempo», con precipitaciones en amplias zonas de la Península y tormentas intensas así como un «brusco descenso de las temperaturas que pasarán de ser el sábado más propias de comienzos de verano, a ser el lunes y martes más típicas de finales del invierno o comienzos de la primavera».

De momento, precisa que el sábado subirán «notablemente» en el Alto, Ebro y Cantábrico oriental e incluso en el litoral y prelitoral vasco puede producirse un aumento extraordinario, de más de 10ºC respecto al viernes. De este modo, prevé que San Sebastián o Bilbao superen los 30 o 32ºC.

También superarán los 30 o 32ºC en los valles del Ebro, del Tajo, del Guadiana y del Guadalquivir y en algunas zonas de Andalucía oriental, donde incluso podrían rondar los 34ºC este sábado.

«Temperaturas más propias de comienzos del verano y superiores entre 5 y 10ºC a los valores habituales en esta época del año», ha destacado Del Campo que añade que en la mayor parte del país estarán 10ºC por encima de lo normal.

El domingo, el frente irá dejando precipitaciones con tormentas de oeste a este y casi de forma generalizada en toda la Península, aunque las menos probables se producirán en el sureste y no se esperan el domingo en Baleares. Por el contrario «las más intensas», según el portavoz pueden darse en Galicia, oeste de Castilla y León, norte de Extremadura, y entorno del sistema Ibérico y Pirineos. En esas zonas, según aclara, los chubascos podrán ser fuertes o persistentes y no se descartan incluso nevadas en las montañas del centro de la mitad norte a partir de unos 1.500 metros.

Las temperaturas bajarán de manera «muy acusada» y «generalizada», más de 10 grados centígrados en el Valle del Ebro y en el oeste de ambas mesetas. Por el contrario, en el litoral del sureste y en Baleares incluso subirán un poco más respecto al día anterior.

Del Campo apunta que se podrán superar los 32ºC en Alicante, Almería, región de Murcia y en Mallorca, mientras en el oeste de Castilla y León no llegarán ni a 15ºC, valores propios de «comienzos de marzo».

En cuanto al viento, soplarán rachas «muy fuertes», de más de 70 u 80 kilómetros por hora en zonas de montaña.

Respecto a la próxima semana, el lunes seguirá el tiempo «revuelto» y seguirán los chubascos y tormentas en buena parte de la Península y este día, también en Baleares. Los más intensos se esperan en Galicia, comunidades cantábricas, Pirineos y entornos de los sistemas Central e Ibérico mientras que otro día más serán «poco probables» en el sureste y Baleares.

Además, ha añadido que estas precipitaciones irán acompañadas de barro por la presencia del polvo en suspensión.

Por otro lado, el portavoz explica que en la segunda semana de mayo la cota de nieve el lunes se situará en torno a los 1.500 metros en las montañas del centro y del norte e incluso en puntos de la cordillera cantábrica, del sistema Central podría ser inferior en algunos momentos del día, en torno a 1.200 metros.

Las temperaturas «continuarán bajando» en prácticamente todo el país. El lunes caerán en el interior del cuadrante sureste peninsular y en Mallorca.

El viento soplará de componente oeste en general, con rachas fuertes en todo el territorio y muy fuertes en zonas de montaña y Alborán; soplará de componente norte en Canarias, con rachas fuertes.

Del Campo pronostica que el martes es «probable» una estabilización general, con predominio de cielos poco nubosos en gran parte del país, excepto en el norte de la Península, donde, debido al paso de sucesivos frentes atlánticos, son probables las precipitaciones.

Las temperaturas subirán el martes por el oeste, de forma acusada se incrementarán el miércoles en gran parte del país, y tenderán a descender el jueves y el viernes.

Con todo, el portavoz expone que esta situación es «relativamente habitual en primavera», donde se producen numerosos cambios de tiempo.

Desde el martes prevé que los cielos queden en general poco nubosos y las precipitaciones quedarán restringidas al extremo norte de la Península. No obstante, indica que serán «débiles en general» y quizá algo más intensas en el nordeste de Cataluña.

«Esta situación más estable se mantendrá, en principio, durante el miércoles y los días siguientes, con tiempo anticiclónico que dará lugar a cielos, por lo tanto, poco nubosos en la mayor parte de nuestro país, aunque el paso de sistemas frontales afectará al tercio norte peninsular, ha adelantado.

Será en el tercio norte, según prevé donde habrá precipitaciones que además podrían extenderse algo más hacia el sur a finales de la próxima semana.

Las temperaturas el martes seguirán bajando por el norte y seguirá el ambiente fresco para esta época del año, pero subirán por el sur. El miércoles este ascenso será general y acusado. De hecho, la subida será «notable en muchas zonas» y se recuperarán los valores acordes a estas fechas del año.

Mientras, en Canarias espera un fin de semana de intervalos nubosos y régimen de vientos alisios a partir del lunes, con nubes de alguna llovizna, en las islas de mayor relieve y ambiente más soleado en el resto. En el archipiélago las temperaturas se mantendrán sin grandes cambios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here