El Gobierno de Castilla-La Mancha mantiene el precio de las tasas y los precios públicos de las universidades públicas de su competencia para el curso 2018-2019, respecto al curso anterior, y también los diez los plazos en los que se puede abonar la matrícula, «con el fin de aliviar el esfuerzo del alumnado y de sus familias».

Según consta en dicha Orden, las tarifas por servicios académicos se mantienen por quinto año consecutivo y tampoco tendrán que abonarse los precios públicos relacionados con el reconocimiento de créditos que venían satisfaciendo los estudiantes de la Universidad, de otras universidades, de ciclos formativos de grado superior y de personas con experiencia profesional acreditada.



Esta medida, iniciada en el curso 2016-2017, se mantiene para el curso 2018- 2019, con el fin de facilitar la captación de estudiantes, el acceso a la universidad desde ciclos formativos de grado superior y la movilidad de los estudiantes dentro del sistema universitario regional.

AYUDAS A LA MOVILIDAD

También se mantiene la medida encaminada a promover la movilidad de estudiantes dentro de la región, consistente en una reducción máxima de 100 euros sobre los importes por servicios académicos a todos los estudiantes de grado de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha que cursen estudios en la Universidad de Castilla-La Mancha en una provincia distinta a la de su domicilio familiar.

Con estas medidas se pretende facilitar la captación de estudiantes para su acceso a la universidad desde ciclos formativos de grado superior, así como la movilidad de los estudiantes dentro del sistema universitario regional.



Según el departamento que dirige Ángel Felpeto, esta congelación de los precios públicos, que implica una reducción de los mismos a efectos prácticos, supone unos menores ingresos para la Universidad regional, algo que está recogido en el marco de financiación que se está negociando con la Universidad».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre