El fin de semana estará marcado por los cielos poco nubosos en la mayor parte del país que a lo largo del día irán acumulando nubosidad que provocará tormentas por la tarde así como por un alivio de las temperaturas, ya que los termómetros bajarán el sábado y el domingo después de alcanzar este jueves los 40 grados centígrados en Montoro (Jaén), aunque el domingo repuntarán en el norte, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, espera que este fin de semana también se produzcan intervalos de nubes bajas y que haya posibles bancos de niebla en el norte de Galicia, área cantábrica, Estrecho y Melilla.

Los chubascos y tormentas se registrarán durante las tardes especialmente en extensas áreas de la mitad norte peninsular. Durante el fin de semana, la inestabilidad se irá desplazando hacia el oeste, de modo que el sábado y el domingo afectarán especialmente al cuadrante noroeste y las áreas con mayor probabilidad de precipitaciones serán las montañas del interior de Galicia y la cordillera Cantábrica occidental.

Del Campo ha destacado el descenso de las temperaturas ya se nota este viernes en buena parte de la Península y que esa bajada seguirá el sábado y el domingo, excepto en el norte y el noreste, donde las temperaturas volverán a ascender.

«En los últimos días ha continuado el ambiente muy caluroso en España, especialmente en el suroeste peninsular y Canarias», ha comentado el portavoz que precisa que este jueves en Andújar (Jaén) se superaron los 40ºC y en Montoro (Córdoba) rozaron los 39ºC. También en Canarias hizo calor y en La aldea de San Nicolás, en el sur de Gran Canaria, se alcanzaron también los 39ºC mientras que las mínimas se mantuvieron en esa zona por encima de los 25ºC.

En resumen, ha dicho que el calor nocturno y diurno en buena parte de España hizo que las máximas estuvieran el miércoles y jueves entre cinco y diez grados por encima de lo normal. «Valores, por tanto, de pleno verano, más propios de finales de julio que de comienzos de junio», ha subrayado.

No obstante, ha añadido que el jueves también se contabilizaron chubascos tormentosos en los entornos del Sistema Ibérico y en los Pirineos y hubo puntos donde las lluvias fueron torrenciales en el Pirineo aragonés. Precisamente, eso ocurrió en Bielsa (Huesca), donde de los 48 litros por metro cuadrado que cayeron el jueves, 14 se registraron en tan solo 10 minutos.

Así, prevé que el fin de semana siga el calor en la mayor parte del país, aunque «algo menos intenso» en el suroeste de la Península, comparado con los días anteriores, pero aún se llegará a temperaturas más altas de lo normal.

En cuanto a los primeros días de la próxima semana, Del Campo anuncia «la misma tónica atmosférica», por lo que se mantendrá la inestabilidad con posibilidad de chubascos tormentosos y las temperaturas que en general serán altas, aunque no tanto como las de esta semana.

En cuanto a los «chaparrones primaverales», dispersos, ocasionales y en ocasiones acompañados de tormentas y granizo que se esperan durante la tardes, ha dicho que es «difícil de precisar» su ocurrencia exacta, pero apunta a que afectarán especialmente al noroeste peninsular, a zonas de montaña de Galicia, principalmente también en Castilla y León y en el oeste de la Cordillera Cantábrica.

Las temperaturas subirán el sábado en el tercio norte y bajarán en la mitad sur y se superarán los 34ºC en los valles del Ebro, Tajo, Guadiana y Guadalquivir. También lograrán más de 34ºC en el sur de Galicia y en la cuenca del Ebro, así como en el interior de las comunidades cantábricas ese día rondarán los 30ºC de máxima.

En definitiva, espera que el domingo en el norte sea un día poco nuboso o despejado y que a partir del mediodía vuelvan a crecer nubes de evolución diurna con chubascos dispersos por la tarde, que podrán producirse en el norte, el centro, también en esa jornada del domingo en el este peninsular. De nuevo ha insistido en que los chubascos podrán ser localmente fuertes y acompañados de granizo y posiblemente tendrán rachas intensas de viento, sobre todo en el noroeste peninsular. Esa situación seguirá el lunes y el martes.

Las temperaturas el domingo subirán en los tercios norte y este, en Baleares y superarán los 30ºC de máxima en la cornisa cantábrica, donde incluso llegarán a 34ºC por ejemplo en Bilbao, en Mallorca, en los valles del Tajo, Duero, y hasta 36ºC o más subirán en el valle del Guadiana.El domingo la zona más calurosa, con 36ºC será el valle del Ebro.

La inestabilidad aumentará probablemente a partir del miércoles cuando los chubascos serán más frecuentes, intensos y persistentes que los días previos y entonces afectarán a amplias zonas de la Península, sobre todo en el norte y en el este y con menor probabilidad afectarán al suroeste.

Por último, ha adelantado que el próximo fin de semana podría estar «más tranquilo», aunque no descarta otras posibilidades. Respecto a las temperaturas de la próxima semana expone que el lunes y el martes tendrán algunas variaciones respecto a las del fin de semana pero seguirá el calor, sobre todo en el nordeste, donde se superarán los 36ºC igual que en el interior de Cataluña y también en Mallorca. Por encima de 34ºC se mantendrán en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

La normalidad térmica se recuperará a partir del miércoles, a medida que aumente la inestabilidad y los chubascos que refrescarán «de forma más general» el ambiente y devolverá los termómetros a lo normal para mediados de junio, después de varios días con un ambiente muy cálido.

Finalmente, el portavoz ha informado que en Canarias durante toda la semana predominará el régimen de vientos alisios con nubes en el norte de las islas de mayor relieve y posibles lloviznas por allí, mientras que en el sur de las islas predominará el ambiente soleado y temperaturas suaves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here