El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha expresado este lunes su “apoyo a los regantes” de la Comunitat Valenciana y ha insistido en que, “estos momentos es absolutamente irrenunciable” el trasvase Tajo-Segura que además, tiene que garantizar suficiente agua”.

Puig ha admitido que cualquier recorte en el agua del trasvase le “preocupa” porque pone “en riesgo una agricultura competitiva y creadora de puestos de trabajo”, por lo que reclamado al Ministerio de Transición Ecológica que se hagan “las inversiones necesarias para garantizar agua para siempre”.

En este sentido, el jefe del Consell ha señalado que el agua desalinizada y reutilizable pueden participar en ese ‘mix’ de recursos, pero ha subrayado que “hay que continuar haciendo grandes inversiones en modernización y eso también necesita fondos europeos para que lleven adelante”.

Puig, que se ha pronunciado en estos términos en Llíria (Valencia), en el transcurso de una visita al polígono industrial Pla de Carrasses, ha reiterado su apuesta por el “diálogo” permanente con el Ministerio. Según ha explicado, se partía de posiciones muy distantes y “parece que estamos en una posición mejor para nuestros intereses” y en esa línea continuarán negociando.

“No queremos hacer ninguna guerra del agua sino buscar soluciones y en ese sentido creo que estamos avanzando”, ha remarcado. Puig ha apuntado que “hay que ser conscientes del cambio climático pero también de la necesaria supervivencia de una parte fundamental de nuestra economía y nosotros vamos a estar siempre defendiendo a los regantes valencianos”, ha asegurado.

En su opinión, el diálogo tanto entre las administraciones como con los regantes “es muy importante” y “poco a poco tenemos que buscar ese equilibrio necesario”. “Sobre todo, queremos que haya inversiones necesarias para garantizar agua para siempre”, ha concluido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here