El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha vuelto, una vez más, a pedir al Gobierno autonómico que abra el nuevo hospital de Toledo, comparando la situación de la región con la que vive la vecina Comunidad de Madrid, en la que, tal y como ha reparado, no sólo se montó en tiempo récord el hospital de campaña en Ifema al principio de la pandemia, sino que se está ultimando el nuevo hospital de pandemias ubicado en Valdebebas.

En rueda de prensa este viernes, ha lamentado que una vez más los ‘populares’ recibieran respuesta negativa este jueves en su intención de aperturar este centro sanitario, pretensión que el PP lleva persiguiendo desde los primeros compases de la pandemia.



Pero, pese a tener más de mil nuevos casos de coronavirus detectados este jueves, el PSOE, tal y como ha criticado Núñez, volvió a oponerse con su mayoría en las Cortes a esta iniciativa ‘popular’.

«Ayer el PSOE se negó a aperturar el nuevo hospital de Toledo. La situación de las UCIs ya es de riesgo extremo según el Ministerio de Sanidad y la incidencia acumulada está por encima de la media nacional y de la Comunidad de Madrid», ha abundado Paco Núñez.

Incluso, según ha dicho, «los sanitarios del actual hospital de Toledo ya han dicho que se necesitan más recursos».


Advertisement
Advertisement

Por contra, ha puesto como ejemplo la situación en Madrid, defendiendo la construcción impulsada por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de un hospital para aplacar la pandemia, mientras que en Toledo sólo se han limitado a dar datos del futuro hospital y a anunciar su mudanza.

«Nadie puede entender que el hospital más grande de Europa que se iba a inaugurar en marzo siga cerrado porque para García-Page prima hacerse la foto inaugurándolo. Es momento de salvar vidas y de que los sanitarios tengan medios», ha reiterado.

MENOS IMPUESTOS

También, ha recordado el PP pidió este jueves en sesión plenaria el «compromiso para pedir al Gobierno de Pedro Sánchez» una bajada de impuestos a, entre otras cosas, mascarillas o sector hostelero, así como desistir la intención de subir impuestos por valor de 6.000 millones de euros en aspectos como el diésel o las bebidas azucaradas.

Pero el PP «recibió la negativa del PSOE a bajar los impuestos a los castellanomanchegos», por lo que considera «fundamental» poner por delante la supervivencia de autónomos, comercios, hosteleros y ganaderos.

«Tenemos que tener claro que cuantas más medidas restrictivas haya para las pymes, más ayudas tienen que venir», ha abogado Núñez, quien ha insistido en que el PP seguirá reivindicando estas políticas a través de sus propuestas parlamentarias. «Si se pudo rescatar a la banca, ahora podemos rescatar al comerciante, a los bares y a los ganaderos de toro bravo».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre