La diputada del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha Ana Guarinos ha comparecido en rueda de prensa para hacer una valoración de los dos años de Gobierno ejercidos por Emiliano García-Page en la Comunidad Autónoma, considerando que ha comandado el Ejecutivo con «desapego» y del lado de la «política a la deriva» del Gobierno de Pedro Sánchez.

Una política de «apoyo a los despropósitos» del Ejecutivo nacional en la que el presidente castellanomanchego «aparenta» una imagen de contraposición a Pedro Sánchez, cuando en realidad sus estrategias se alinean a Moncloa en lo que entiende una política «anti España y contra Castilla-La Mancha».

«Una política que es un auténtico insulto, una falta de respeto y una humillación a todos los castellanomanchegos que nos sentimos españoles», ha apuntado Guarinos.

En su opinión, Castilla-La Mancha es ahora «un segundo plano» para García-Page, quien «ha vivido alejado de la realidad, de los problemas de los castellanomanchegos y de las personas».

En conclusión, «dos años encerrado en el Palacio de Fuensalida y negándose a tener contacto con la sociedad civil», según Guarinos, que entiende que el líder del Ejecutivo autonómico está intentando «hacerse un hueco» en la política nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here