El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido esperar unos 10 o 12 días para analizar si las medidas de restricción de movilidad impuestas en la Comunidad de Madrid dan resultado, y a partir de ahí llegar a conclusiones sobre su eficacia, considerando que si no surten efecto “el único camino es endurecerlas”.

En otro orden de cosas, ha pedido a la clase política que implemente más “transversalidad” en sus mensajes para combatir la crisis sanitaria, al tiempo que ha cargado contra la “incoherencia” que a su juicio exhibe el Partido Popular.

Así, García-Page lamenta de este modo que en Castilla-La Mancha el líder de la oposición, Paco Núñez, le eche al Gobierno autonómico y a su persona la culpa de los fallecidos por coronavirus mientras a nivel nacional el presidente del PP, Pablo Casado, “diga que todos los muertos son culpa del Gobierno de España”.

“Se necesitan mensajes más transversales y coherentes. No se puede decir una cosa y la contraria. Hay más fanatismo hoy con los partidos políticos que con el fútbol”, ha lamentado García-Page, quien asegura que cada formación “le habla solo al os suyos, y esto va a peor”.

Por ello, pide “no confundir los criterios técnicos con los políticos” a la hora de tomar decisiones o valorar las medidas que se adoptan.

Ha puesto en valor que todos los dirigentes políticos y presidentes autonómicos, más allá de su color político, han actuado buscando las mejores soluciones a la pandemia. “En España no se ha frivolizado”, ha dicho, aunque reconoce que sí ha habido “ingenuidad”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here