El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha confirmado que este miércoles finalizará la vacunación contra el COVID-19 de los profesionales del ámbito docente de la Comunidad Autónoma.

Desde el jueves por la tarde, Castilla-La Mancha ha administrado 21.000 vacunas contra el COVID-19 al personal del ámbito docente en los seis puntos de vacunación que se han habilitado en Toledo, Talavera de la Reina, Ciudad Real, Albacete, Guadalajara y Cuenca.



En un acto en Talavera de la Reina, García-Page ha explicado que el proceso de vacunación «va muy bien» y, de hecho, ha informado de que Castilla-La Mancha ha trasladado ya al Ministerio la documentación programada «milímetro a milímetro» que garantiza que a finales del verano, «si nos llegan las vacunas», estará vacunada más del 70 por ciento de la población.

«El verano va a cambiar por completo, no será el verano de otros años, pero será un verano bastante más parecido a lo normal si conseguimos diferenciar el contagio de sus consecuencias en los hospitales», ha manifestado García-Page, quien ha dicho que a día de hoy se mantiene en la región un nivel estable de camas.



Aunque «probablemente» estos días los datos que se ofrecerán serán de «una razonable estabilidad», ha pedido «por favor» a la ciudadanía que «no baje la guardia» porque hay «una percepción clara» de que a partir de la próxima semana va a haber problemas de incidencia en la región y en toda España.

Ha subrayado que la voluntad del Gobierno de Castilla-La Mancha es «no tener que aplicar más restricciones hasta que se pueda producir ese salto de la montaña con la vacunación», pero todo va a depender –ha advertido– del comportamiento de todos y de todas.



«Pensamos que las cosas van bien, pero no podemos bajar la guardia y pensar que ya está arreglado el problema», ha avisado el presidente.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre