El vicepresidente segundo del Gobierno de Castilla-La Mancha, José García Molina, ha defendido que la consulta que se va a celebrar en Cataluña el próximo 1 de octubre ha de tener «garantías jurídicas y legales y un cierto reconocimiento, primero nacional y después internacional», pues considera que «si no se cumplen esas garantías, puede parecer que se promueve una participación que no tiene ningún efecto».



«Nos gustaría pensar que es compatible y realizable la posibilidad del derecho a decidir con todas las garantías», ha insistido el vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha, convencido de que en este tema catalán «debe de haber tiempo para la política».

«La resolución de los conflictos en Cataluña es eminentemente política y debe ser la negociación y no los juzgados ni las imposiciones quien den el marco a la solución. Confío plenamente en que finalmente va a ver acuerdos de carácter político», ha añadido.

Tras aludir a sus orígenes catalanes –nació en Barcelona–, ha afirmado que toda su familia vive en Cataluña, «y no acaba de entender por qué no pueden votar, por qué hay ese choque de trenes, esa cerrazón entre un lado y otro, y no se puede votar».



«Mi familia quiere votar, pero no votaría por una Cataluña independiente. En eso estamos muchos de acuerdo. Una cosa es el derecho a decidir sobre cuestiones esenciales sobre la vida de la gente y otra que todo el mundo vaya a votar que Cataluña se independice. Esto no va a pasar. Ese es el palpito que tengo», ha confesado García Molina, que ha apuntado que «es importante» que en una democracia que se considera más o menos madura y que debe avanzar para serlo más «se permita que la gente se exprese y vote en cuestiones que son tan centrales en este caso para Cataluña y para el país en su conjunto».

RÉGIMEN DISCIPLINARIO Y ANTICAPITALISTAS

En otro orden de cosas, preguntado por los nuevos estatutos del partido y por el procedimiento disciplinario que se sigue contra la presidenta de la comisión de garantías de Podemos, Olga Jiménez, el líder de Podemos en Castilla-La Mancha ha defendido que el régimen disciplinario de su formación, como el de todos partidos, «tendrá cuestiones interesantes y otros que no gustarán tanto».

Luego de lamentar el «foco mediático» que, en su opinión, sufre su partido, ha aseverado que «las cosas que son problemáticas se volverán a cambiar», añadiendo que a la ciudadanía «no le interesan los reglamentos de Podemos o sí se llevan bien unos con otros». «Les interesa que sea una fuerza política capaz de poner encima de la mesa políticas mejoren la vida de la gente».



En cuanto a las críticas que un sector de su formación, los anticapitalistas, mostraron ante la primera entrada de Podemos en un Gobierno regional, en este caso el de Castilla-La Mancha, tras desmentir que su formación vaya a ser «fagocitada» por el PSOE de Emiliano García-Page, ha precisado que no han entrado en el Gobierno de Castilla-La Mancha sino que comparten «acción de gobierno con el PSOE, y esa preposición cambia muchas cosas». «Somos dos formaciones distintas que vamos a cooperar en acciones de gobierno, pero no siempre estaremos de acuerdo», ha avisado.

PRESUPUESTOS

En clave regional, el vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha, que ha asegurado que están trabajando en la configuración de equipos para empezar a trabajar en políticas «tan esenciales como el Plan de Garantías Ciudadanas», se ha mostrado convencido de que los presupuestos regionales para este 2017 van a salir adelante en el pleno que se va a celebrar este jueves y viernes en las Cortes regionales, «a pesar del triste y lamentable show del PP» que, a su entender, «está haciendo filibusterismo parlamentario con insultos, descalificaciones y afirmaciones demasiado altisonantes».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre