Durante la semana pasada, la Junta de Comunidades anunciaba que el SESCAM ofrecería como mínimo dos años de contrato a los residentes de Medicina y Enfermería que terminasen este año su formación como especialistas. Sin embargo, no todas las especialidades están incluidas dentro de esta medida.

El pasado 5 de mayo se publicaba el Plan 2021 de Perspectiva Contractual y Retención del Talento del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, un documento que destaca la labor de los sanitarios en la lucha por la pandemia, así como la importancia de contar con profesionales especializados. Con el objetivo de evitar una “fuga de talentos” a otros servicios de salud de España, el Plan contempla estos contratos de dos años para quienes terminen su formación este 2021.

Este Plan recoge 23 especialidades de Medicina, y en cuanto a la rama de Enfermería, se incluyen las especialidades de Familiar y Comunitaria, Geriatría y Salud Mental. Por tanto, quedarían fuera de estos contratos aquellas enfermeras especializadas en Ginecología y Obstetricia (matronas) y la especialidad de Enfermería Pediátrica.

“Nos sentimos muy ignoradas, son especialidades que requieren de una formación elevada por la responsabilidad que tienen”, explicaba a SomosCastillaLaMancha una de las residentes afectadas, quien ha reivindicado la importancia de las especialidades: “a nadie se le ocurre que una enfermera generalista atienda un parto, pero tampoco veo lógico que atienda en una UCI pediátrica a niños de 500 gramos”.

Sin duda, las residentes afectadas denuncian una discriminación clara entre especialidades, y no entienden por qué las matronas o las enfermeras pediátricas se quedan fuera de estos contratos. Precisamente el propio Plan del SESCAM hace de portavoz de agradecimiento a todos los servicios sanitarios realizados durante la pandemia, y la respuesta de las residentes es clara: “también hemos estado ahí para tirar del carro”.

Cabe recordar que durante el pasado año, el SESCAM también publicaba este Plan de retención del talento, en el que se incluían las especialidades de Geriatría y Familiar y Comunitaria, y se ofrecía un único año de contrato. Este 2021, se ha dado un paso más incluyendo Salud Mental, y todo ello con una intención clara de reivindicar la importancia de las especialidades para que una enfermera pueda dar unos cuidados de calidad. No obstante, esta realidad no puede cumplirse en su totalidad si se dejan especialidades fuera.

Unas 26 especializadas no optarán a estos contratos

Durante este mes de mayo, terminarán su residencia aquellas que lograron superar el EIR en 2019, año en el se ofertaron un total de 73 plazas (12 de Pediatría, 14 de Ginecología y Obstetricia, 7 de Geriatría, 32 de Familiar y Comunitaria y 8 de Salud Mental). Por tanto, de las 73 especializadas, unas 26 quedarían fuera de estos contratos anunciados.

De momento, las residentes afectadas ya se están movilizando para intentar que esta realidad cambie de cara a los próximos años, y fomentar que otras enfermeras también tengan salidas laborales si eligen estas especialidades. Desde el Sindicato de Enfermería SATSE ya se han dirigido a la Dirección General de Recursos Humanos del SESCAM para mostrar su desacuerdo con que no se hayan incluido todas las especialidades en este Plan.

“Es una pena para el SESCAM que se esté formando personal y dedicando dinero y esfuerzo a los especialistas, y que cuando terminen se vayan a otros servicios de salud donde sí tienen en cuenta su especialidad”, ha explicado una de las residentes afectadas.

De momento, las enfermeras que terminen su formación este año saben que podrán a optar a los clásicos contratos de verano, pero una vez que pasen estos meses de calor se enfrentarán a otra realidad laboral, que pasa por la posibilidad de nuevas “fugas de especialistas” a otras zonas de España con mejores contratos de trabajo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here