El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, ha presidido este lunes una reunión en defensa del trasvase para mostrar «unidad de toda la Región de Murcia» -no solo agricultores- en la defensa del acueducto ante «un ataque sin precedentes», poniéndose así a la cabeza de la defensa de esta infraestructura y abogando por «hacer frente común» entre las comunidades afectadas.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha querido mostrar su apoyo explícito a regantes, empresarios y el sector agrario de la Región, de Almería y de Alicante y ponerse a la cabeza de la exigencia al Gobierno central de la paralización del cambio de las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura.



López Miras ha dejado claro que «es el momento más importante de los últimos 42 años para el futuro de esta infraestructura y, por tanto, para el futuro de la Región de Murcia».

Por ello, ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que defiendan «su futuro y el de la Región de Murcia». Ha abogado por dar «un paso hacia el frente» y decidir «qué es lo que se quiere para su futuro y el de las generaciones futuras».



En el encuentro, además del presidente de la Comunidad, participaron el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez; el presidente de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (Croem), José María Albarracín; representantes de la Agrupación de Empresas de Alimentación de Murcia, Alicante y Albacete (Agrupal); Unión de Pequeños Agricultores (UPA); Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja); Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG); Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam); y la Asociación de Productores-Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región (Proexport).

Para el presidente autonómico se trata de «una reunión necesaria e importante», ya que «en las últimas semanas se han superado todos los límites posibles por parte del Gobierno central, al llevar a cabo un ataque sin precedentes y desvelar una hoja de ruta clara para cerrar el trasvase».



Se ha mostrado firme en su compromiso de «no permitir» ese cierre, por lo que ha anunciado una próxima reunión «para hacer frente común» entre los gobiernos de la Región de Murcia, Andalucía y Comunitat Valenciana, «en defensa del trasvase, de nuestras comunidades autónomas y de todos cuantos viven en ellas», ya que, ha insistido, afecta a todos los ciudadanos, no solo a agricultores.

En este sentido, ha recordado que el Gobierno regional ya envió el pasado mes de octubre las alegaciones pertinentes a la modificación del Real Decreto 773/2014, de 12 de septiembre, por el que se aprueban diversas normas reguladoras del trasvase por el acueducto Tajo-Segura.



Asimismo, la Comunidad votó en contra en el Consejo Nacional del Agua, celebrado el pasado lunes 29 de marzo, al cambio de las reglas por suponer una rebaja de 38 hectómetros cúbicos a 27 cuando la situación sea de nivel 2.

Entre las medidas que se han puesto sobre la mesa en la reunión destaca la necesidad de «ratificar por parte de todos los actores políticos de la Región el vigente Pacto Regional del Agua» y se ha comprometido a que el Gobierno regional apoyará las actuaciones que impulse la mesa Regional del Agua.

PROTECCIÓN MAR MENOR



López Miras ha rechazado, una vez más, vincular el estado del Mar Menor con el trasvase Tajo-Segura, algo que achaca a una «estrategia» del Gobierno de España «para intentar condicionarlo y cerrarlo».

Por contra, ha recalcado, «el Gobierno de la Región de Murcia siempre ha defendido, y lo va a seguir haciendo, que es perfectamente compatible la protección y recuperación del Mar Menor con la actividad agrícola del campo de Cartagena, y ahí es donde vamos a trabajar».



Por su parte, el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez, ha agradecido la respuesta del Ejecutivo murciano tras su petición de «auxilio» y ha confiado en que sus compañeros de Almería y Alicante obtengan la misma respuesta de sus respectivos gobiernos autonómicos.

«Pedimos auxilio porque estamos en un momento muy delicado» no solo para la agricultura, ya que en momentos de más escasez, con las nuevas reglas de explotación, podría afectar al abastecimiento, ha explicado Lucas, quien ha pedido la implicación de todos los sectores.



En teste sentido, ha criticado que, «ante la gravedad de esta situación, la ministra del ramo nos ofrece una hoja de ruta que contempla dos chistes como solución: profundizar en utilización de aguas depuradas y aumentar los volúmenes procedentes de la desalación».

Hay que tener en cuenta, ha señalado, «que en la Región de Murcia ya se reutiliza el 99 por ciento de agua depurada para su aprovechamiento en la agricultura», por lo que no tiene sentido esa mejora.

Por otra parte, esas mejoras para aumentar los volúmenes procedentes de la desalación tardarían, en el mejor de los casos, entre 8-9 años, con lo que les valdría a los agricultores futuros, pero no a los actuales, ha concluido.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre