Los próximos días estarán marcados en lo meteorológico por la presencia de bajas presiones en el norte de África, que provocarán lluvias en el sur de la Península y, al mismo tiempo, por la llegada de aire frío procedente del continente europeo que conllevará un descenso de las temperaturas y la vuelta de las heladas nocturnas a la mitad norte y áreas del centro peninsular, sobre todo a partir del jueves.

Según ha informado el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, este miércoles las nubes irán aumentando de sur a norte, con precipitaciones en ocasiones acompañadas de tormentas en Andalucía, región de Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana.



A partir del mediodía podrán afectar a la Comunidad de Madrid, sur de Aragón y resto de la Comunidad Valenciana y no se descarta algún chaparrón en los Pirineos y en la cordillera cantábrica. Además, como hay polvo en suspensión procedente de África, las precipitaciones podrán ser en forma de barro.

En cuanto a las temperaturas, el portavoz indica que bajarán en Andalucía, en el área mediterránea y subirán en el noroeste peninsular sur de Galicia, que será, junto con Canarias, la zona de España con las temperaturas más altas. Del Campo destaca que Orense rozará los 25 grados centígrados (ºC).



Asimismo espera que el jueves sea una jornada inestable en la mitad sur de la Península, ya que pronostica lluvias en Extremadura, sur de Castilla-La Mancha, Andalucía, región de Murcia, sur de la Comunidad Valenciana y Melilla. «Las precipitaciones podrán ser localmente fuertes o persistentes, sobre todo en el sureste peninsular y la ciudad autónoma de Melilla y de nuevo las lluvias irán acompañadas de barro en estas zonas como consecuencia de la presencia de polvo en suspensión», expone.

Por otro lado, podría haber algunos chubascos en el resto de Castilla-La Mancha, en puntos de la Comunidad de Madrid, en el entorno del sistema Central, en Pirineos, aunque más débiles que los de la mitad sur peninsular y en el resto de la Península y Baleares los cielos estarán nubosos o con intervalos nubosos pero sin lluvias.



Respecto a las temperaturas, prevé que el jueves bajen notablemente en el sureste peninsular, donde podrán caer hasta 8ºC respecto al día anterior, mientras que las temperaturas nocturnas bajarán de forma generalizada y aparecerán ya heladas en el entorno de la Cordillera, Cantábrica y Pirineos.

Ese día «probablemente» las temperaturas máximas en la Península será en de nuevo en Galicia y también en el oeste de Extremadura y Del Campo prevé que en ciudades como Badajoz o Pontevedra rocen os 25ºC.



Los vientos más destacables ese día serán el Levante, que soplará fuerte en el Estrecho y de cara al fin de semana, hay que señalar que la inestabilidad atmosférica irá poco a poco remitiendo, aunque las temperaturas nocturnas seguirán bajando.

De ese modo, ha pronosticado que el viernes siga la probabilidad de chubascos en la mitad sur peninsular y zona centro, aunque ya serán más débiles y dispersos que el día anterior y afectarán sobre todo al sur de Extremadura y sur de Andalucía, a Melilla, Región de Murcia, sur de la Comunidad, Valenciana y puntos de Baleares.



El viernes entrará por otro lado aire frío por el nordeste peninsular que provocará precipitaciones en el norte de Aragón y de Cataluña con nevadas en cotas que podrían bajar hasta los 600 o 700 metros.

Ese día las temperaturas descenderán, sobre todo las diurnas, que lo harán de forma notable en el tercio norte peninsular, mientras que en el sureste se recuperarán estas temperaturas diurnas, también de forma notable.



Respecto a las mínimas, Del Campo espera que bajen el viernes de manera generalizada y las heladas se registren en el norte y este de Castilla y León, sur de Aragón y norte de Castilla-La Mancha.

De nuevo el sábado continuarán los chubascos en el norte de Aragón, Cataluña y Baleares, con una cota de nieve inicialmente baja en torno a los 600 u 800 metros, aunque irá subiendo a lo largo del día.



Durante esa jornada el portavoz adelanta que se podrán producir chubascos en el área mediterránea peninsular y en Andalucía y de forma más dispersa y ocasional en otros puntos del este, sur y centro de la Península, con cielos más despejados en la mitad oeste.

Por último, ha apuntado que el domingo predominarán los cielos poco nubosos o con intervalos nubosos y las lluvias quedarán acotadas a Baleares, al entorno de los Pirineos y puntos aislados en la cordillera Cantábrica.

Las temperaturas descenderán el sábado pero el domingo se recuperarán de manera generalizada. Las heladas nocturnas que se producirán en áreas de montaña y en amplias zonas de la meseta norte, también en puntos del País Vasco y de Navarra, en el norte de Castilla, La Mancha y sur de Aragón.

«Son heladas que, sin ser un fenómeno desconocido a mediados de abril, serán bastante extensas y poco habituales para la época del año, con temperaturas mínimas que se situarán entre 5 y 10ºC por debajo de lo normal para la época del año en amplias zonas del norte y este de la Península», ha comentado.

No obstante, observar que es «probable» que a partir del lunes suban de forma general las temperaturas y desaparezcan los valores bajo cero.

Por último, en cuanto al archipiélago canario, Del Campo ha pronosticado que lo más destacado en los próximos días será la presencia de nubosidad en general abundante, que dará lugar a precipitaciones en el norte de las islas más montañosas. Tampoco descarta que estas lluvias se puedan extender, aunque de forma más débil, ocasional y dispersa, a puntos del sur de las islas de mayor relieve y también a las islas orientales.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre