Las Cortes de Castilla-La Mancha y el Gobierno regional se han sumado este miércoles a la campaña estatal #ExigimosLaIgualdadTrans, en favor de los derechos trans, firmando en la bandera que está recorriendo las distintas comunidades autónomas del país y que, auspiciada por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), la Fundación Triángulo y Chrysallis, busca fomentar la movilización ciudadana en favor de los derechos trans, especialmente, la autodeterminación de género.

La firma a cargo del presidente del Parlamento, Pablo Bellido, y la consejera de Igualdad, Blanca Fernández, se ha producido tras el encuentro que han mantenido con representantes de Chrysaliss, Fundación Triángulo, Bolo Bolo y Plural Mancha Centro, y previamente a una reunión de estos colectivos con diputados de los tres grupos con representación en las Cortes, que han aprovechado para expresar su compromiso con la igualdad trans, compromiso que quedará reflejado en el Proyecto de Ley de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI que prepara Castilla-La Mancha.



En declaraciones a los medios, Maribel Blanco, de la Fundación Triángulo y en representación del resto de asociaciones, ha agradecido el apoyo a esta campaña «en favor de los Derechos Humanos y por la igualdad de las personas trans», asegurando que este tema «nos interesa a todos» y confiando en que los Derechos Humanos «no den un paso atrás» y sigan adelante en esta tierra, que «está dando ahora mismo un ejemplo» en su defensa.

Maribel Blanco, que ha destacado que hay «muchísimos menores» que están «sufriendo todavía discriminación y estigmatización», ha valorado este «paso de gigante» que se da desde Castilla-La Mancha, que supone «una lección de igualdad, de diversidad y de derechos importantísima».



En el mismo sentido, el diputado de Cs David Muñoz ha reseñado que aunque se ha avanzado «mucho» en el camino de la conquista de los derechos civiles siempre queda «algo por andar» y en este caso aún quedan prejuicios, burlas y conductas de mal gusto «que sufren muchas personas en Castilla-La Mancha, una región que debe estar «libre de prejuicios y de intolerancia». «El problema no lo tienen las personas trans, sino quienes miran a las personas trans con intolerancia», ha manifestado.

En cuanto al Proyecto de Ley LGTBI, Muñoz ha expresado su intención de dejar «a un lado las diferencias» con el Gobierno para que el texto garantice «que no hay diferencias entre los ciudadanos por su orientación sexual o de género» y para que no sea «de un color solo, dos colores y o tres sino de todos los colores de la bandera arcoiris y la bandera trans».



Desde el PP, la parlamentaria María Roldán ha recordado que, en este ámbito, siempre han demostrado todos su acuerdo con su unanimidad a las diferentes iniciativas. «Creemos en una sociedad libre en la que la igualdad real debe ser una realidad por la que tenemos que luchar», ha manifestado.

Sobre la futura ley de Diversidad Sexual y derechos de las personas LGTBI, ha remarcado que «por supuesto» el Partido Popular va a estar «trabajando de la mano del Gobierno regional» lo que, con sus propias aportaciones, seguro que hace que esta «sea la mejor ley para todas las personas de esta región».



Mientras, la diputada del PSOE Rosario García Saco ha apostado por una región «diversa» y «plural» donde todas las personas puedan desarrollar su vida «con total igualdad», algo que se conseguirá con la norma que están preparando y que servirá para «eliminar las desigualdades que sufren las personas por su identidad sexual o de género» a fin de que «consigan por fin tener una sociedad igualitaria, que es lo que está haciendo el Gobierno de Castilla-La Mancha y el PSOE».

ASFIXIANDO EL DISCURSO DEL ODIO

Por su parte, el presidente del Parlamento autonómico se ha mostrado emocionado ante el hecho de que desde las Cortes regionales se esté «asfixiando el discurso del odio» y todos estén «unidos en la defensa de la libertad y de la igualdad», destacando que lo contrario a la igualdad «no es la diversidad ni la diferencia sino la desigualdad».



Bellido -que también ha agradecido su presencia a Ana Belén Hernández, de Chrysallis; Ricardo Vicente Tordera, de Bolo-Bolo, y Jesús Antonio Muñoz, de Plural Mancha Centro- ha declarado que las tres formaciones están trabajando «para que el colectivo LGTBI vea colmadas sus aspiraciones y que en nuestra tierra no haya un discurso de odio» ni excluyente y para que haya un «compromiso colectivo de la sociedad y la clase política para no dejar ni una rendija a aquellos que quieren discriminar o quieren menoscabar los derechos humanos».

En último término, la titular de Igualdad del Ejecutivo castellanomanchego ha agradecido la labor de los colectivos que representan al colectivo trans, convencida de que la transexualidad aunque se sigue pensando que es una enfermedad es «una condición» y «necesita mayor visibilidad con rigor, sin simplismos ni confrontación», y de que actualmente no tiene «ningún sentido que siga habiendo discursos del odio», algo contra lo que las Cortes se han «conjurado».



Fernández se ha referido igualmente a la futura ley LGTBI de Castilla-La Mancha para confiar en que en su tramitación «encontremos los puntos de acuerdo, que creo que son y van a ser mayoritarios» y salga por consenso. Un texto que se está diseñando con los colectivos implicados y por eso está «tardando más de lo previsto», pero cuyo borrador ha estado «muy participado» y en «unas pocas semanas saldrá a exposición pública», ha indicado.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre