El Gobierno de Castilla-La Mancha tiene previsto completar este enero la aplicación de la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus entre los residentes y trabajadores de centros sociosanitarios de la región -donde estará completada el día 20- prevé iniciar esa vacunación «de manera masiva» entre todos los profesionales sanitarios la próxima semana e incluso acabar el mes teniendo «muy avanzada» la segunda oleada de vacunas en las residencias de mayores.

Así lo ha avanzado este lunes el director general de Salud Pública, Juan Camacho, durante su comparecencia en las Cortes para informar sobre el Plan de Vacunación contra el coronavirus, donde ha asegurado que, aunque existe el riesgo de que no se pueda mantener la administración, en la región «ya se ha alcanzado la velocidad de crucero de vacunación».



Camacho ha explicado que la autorización reciente de una sexta dosis por vial por parte de la Agencia Europea del Medicamento -antes eran cinco por vial, lo que suponía 17.550 dosis- permitirá alcanzar las 75.000 vacunas a finales de mes, contando las 40.000 personas que hay en las residencias y las más de 35.000 del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.

La previsión del Gobierno regional es la de llegar a inmunizar frente a la Covid-19 a más 100.000 personas de todos los grupos diana incluidos en la primera fase de la Estrategia Nacional de Vacunación, contando a los anteriores más el personal sanitario de centros privados y los grandes dependientes.

Ha señalado que en Castilla-La Mancha, amparándose en la estrategia nacional, se ha establecido un plan operativo para la Covid-19, que se basa en el despliegue «de una manera más práctica» de lo establecido en la estrategia de vacunación, el diseño de acuerdo a la realidad de las personas que han de ser vacunas en la primera etapa, y los recursos tanto materiales, como humanos, logísticos y tecnológicos necesarios.



El diseño logístico presentaba un «reto descomunal» por la disponibilidad limitada de vacunas y la necesidad de organizar la vacunación de la manera más rápida posible, por lo que se ha contratado con la plataforma logística DHL tanto el almacenaje como la distribución a las distintas gerencias del Sescam. Además, se han comprado varios ultracongeladores -cuatro en los servicios centrales y otros diez a nivel periférico-, teniendo en cuenta que la vacuna de Pfizer se conserva a -70 grados centígrados.

En todas las gerencias se han puesto en marcha equipos específicos mixtos de atención hasta alcanzar los 35 en toda la región que se apoyan en otros 207 equipos de Atención Primaria de los distintos centros de salud, y todos ellos han recibido la formación necesaria, ha apuntado, de su lado, la directora general de Cuidados y Calidad del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), Begoña Fernández.

Desde la plataforma logística, como ha declarado, la vacuna se deriva a las 14 gerencias, que hacen de «almacenes centrales». Nueve de ellas tienen equipos de ultracongelación -una tiene dos- y cinco realizan la conservación con contenedores isotérmicos especiales y hielo seco. En el primer caso las vacunas pueden estar seis meses y en hielo solo 15 días.



Al margen de ellos, en el servicio central hay tres ultracongeladores de -70 grados y tres de -20 grados, ya preparados para la llegada de la vacuna Moderna. Fernández ha abundado en el sistema de registro existente para controlar la entradas y salidas y los número de lote de las vacunas, con datos que se envían semanalmente al Ministerio, incluidas las posibles incidencias como las derivadas de la cadena de frío, ya que la vacuna de Pfizer, una vez descongelada, solo dura cinco días y sus viales deben ser usados en menos de seis horas.

ACEPTACIÓN DEL 90% EN RESIDENCIAS

La directora general de Cuidados y Calidad ha confirmado que a medianoche de este domingo ya había «más de 18.000 usuarios» de centros sociosanitarios de la región vacunados -casi el 50 por ciento-, y que el porcentaje de aceptación de la vacuna entre ellos es de más del 90 por ciento, lo que ha agradecido, habida cuenta de que no es obligatoria.

A la hora de administrar estas vacunas, y para no desaprovechar ninguna de las dosis, se ha realizado una solicitud a las gerencias pidiendo un listado de usuarios y profesionales que previamente aceptan ser vacunados. «Tenemos que jugar siempre con la cantidad de dosis que tenemos y que tenemos que tener cantidad de vacunas suficientes para garantizar la segunda», ha explicado.

Una vez terminada la vacunación de los profesionales sanitarios -a quienes la directora general ha pedido «responsabilidad» para que acudan a vacunarse-, la de los grandes dependientes se realizará en domicilio y para ello los equipos de Atención Primaria se desplazarán a los hogares de estos usuarios, casi 10.000 personas en la Comunidad Autónoma.

Tras las intervenciones de los grupos, ha aclarado que la app Radar Covid está funcionando y todo el mundo que quiere tenerla la tiene activada, ha confirmado que la región tiene un contrato de emergencia para poder contar con material fungible como las jeringuillas, y ha aclarado que si se decidió no vacunar durante los días 24, 25, 31 y 1 es porque eran «festivos especiales» y los profesionales sanitarios «están completamente agotados», por lo que «no era necesario forzarles a vacunar en estas fechas».

Finalmente, ha confirmado que Castilla-La Mancha trabaja ya en la organización y logística para la conservación, distribución y administración de la vacuna de Moderna, aprobada por la Agencia Europea del Medicamento el día 6 de enero y que está previsto que llegue a España, y por tanto a Castilla-La Mancha, en los próximos días.

GRUPOS PARLAMENTARIOS

La diputada de Cs, Úrsula López, ha asegurado que hay muchos profesionales sanitarios que dicen que no cuentan con información del Plan de Vacunación, ha preguntado por aquellos que tienen que abandonar su zona básica de salud para vacunar, y por el número concreto de personas que se van a vacunar en esta primera fase de la vacuna.

López, que ha llegado a emocionarse durante su segunda intervención por la situación de los sanitarios como ella durante la pandemia al contestar a unas declaraciones previas de la diputada del PSOE, Isabel Abengózar; ha mostrado su preocupación por la situación de presión asistencial sobre los hospitales y las residencias, por la labor de los rastreadores y por el «fracaso» de la app Radar Covid, así como por la falta de una adecuada política de detección de asintomáticos.

Desde el PP, Juan Antonio Moreno ha reconocido tener «más dudas» tras la intervención de los directores generales que antes de la Comisión, ha cuestionado que en enero se haya llegado a vacunar en todas las residencias, como expresó el presidente regional, Emiliano García-Page, dado que quedan nueve días para que eso se produzca.

Moreno Moya ha preguntado por qué motivo hay profesionales sanitarios que ya han sido vacunados en algunos centros de salud, no correspondiéndoles en esta fase, y se ha referido a las manifestaciones realizadas desde colegios profesionales sobre la «manera ralentizada» en la que se está llevando a cabo la vacunación.

La socialista Isabel Abengózar, que ha echado en falta un «mensaje de esperanza» por parte de Ciudadanos y PP respecto al Plan de Vacunación, ha lamentado las críticas al mismo como si «no sirviera de nada» y que para algunos «lo que es bueno para otras comunidades autónomas no es bueno para Castilla-La Mancha».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre