La Ley de la Viña y el Vino en Castilla-La Mancha se encuentra hasta principios de junio en exposición pública y llegará a las Cortes regionales antes de finalizar el año, tal y como ha remarcado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

Así lo ha indicado en las Jornadas Técnicas Vitivinícolas ‘Castilla-La Mancha: hacia una vitivinicultura competitiva sostenible’, organizadas por Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha celebradas en el salón de actos del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal (IRIAF), en la que ha impartido la conferencia inaugural bajo el título ‘Una nueva Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha para una viticultura moderna y competitiva’.

Se trata, ha continuado, de una normativa que emana del objetivo del Plan Estratégico del sector vitivinícola regional, elaborado en 2019 y que se marca alcanzar los 2.500 millones euros facturados del sector en 2025. Hoy, el sector reporta unos 2.000 millones de euros, muy cerca de ese objetivo, ha informado la Junta en nota de prensa.

El consejero de Agricultura ha indicado que el objetivo con la Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha es reforzar la apuesta por la calidad, por las denominaciones de origen y por el producto embotellado y por lo que aporta valor añadido al trabajo de los agricultores y viticultores “y lleva el nombre de Castilla-La Mancha a todos rincones del mundo”, ha dicho.

“Somos el motor en este sector, y tenemos que seguir en esa dirección”, ha finalizado el consejero, que ha indicado que el sector del vino de Castilla-La Mancha representa ya el 25 por ciento de la facturación en la exportación total del sector vitivinícola en España, siendo la Comunidad Autónoma que más aporta a la facturación de la exportación del sector vitivinícola, y los que más producto embotellado vende en España.

“PRESUMIR Y SACAR LA CABEZA”

Por eso, ha dicho el consejero, “hay que empezar a presumir y sacar la cabeza y decir que estamos dispuestos a gestionar el sector de cara al futuro” y si alguien lo tiene que liderar es Castilla-La Mancha y eso parte del impulso de cooperativas agroalimentarias en la región”.

Junto al presidente de Cooperativas Agroalimentarias, Ángel Villafranca, y el vicepresidente de Globalcaja y presidente de la Bodega ‘Virgen de las Viñas’, Rafael Torres, Martínez Arroyo ha agradecido el compromiso de la entidad con el sector en su conjunto.

En este sentido, ha recalcado que, si el agroalimentario es una de las actividades que más tiran de economía de la región, representando ya 17% riqueza regional, “el vino es motor de desarrollo en muchas comarcas”, como en La Mancha.

Un total de 160.000 familias, 180 cooperativas con más de 400 empresas que representan alrededor del 70 por ciento del vino que se produce en Castilla-La Mancha, son algunas de las cifras que ha usado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural para solicitar que desde Cooperativas Agroalimentarias se impulse esa gestión del sector a nivel regional y que se apueste por la integración comercial.

Porque, ha proseguido, “para tener esos emprendedores es necesario que empresas que comercializan sus productos lo hagan desde una posición de fuerza”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here